“Una pasión servir y rescatar vidas”: Bombero

Dice que se trae en la sangre.

0
1152

La adrenalina se convierte en pasión por ayudar a rescatar vidas, es lo que para un Bombero se vuelve algo cotidiano, sin darse cuenta que su vida peligra, pues lo que tienen en mente es rescatar a quien está en peligro.

Así es como piensa un paramédico, en esta caso León César Jr. Martínez Bernal, quien desde hace 15 años dejó sus estudios de arquitectura por los de Técnico en Urgencias Médicas, desde entonces ha buscado seguir creciendo dentro de la profesión de socorros para proteger y servir a la comunidad.

Ahora ya es jefe de rescate acuático, bombero, paramédico, y cuenta con técnicas para rescate en altura, siempre buscando aprender más dentro del campo del socorrismo, tanto que hoy recibió un reconocimiento de manos de autoridades municipales, tras rescatar un hombre de las peligrosas aguas del Río Bravo.

El socorrista recuerda que esta noble profesión la lleva en la sangre, pues su padre León César Martínez fue rescatista y socorrista, pero ahora ya está jubilado y descansando, después de tanto tiempo servir a la comunidad, lo que ahora él sigue como tradición.

Entre ambulancias, accidentes y heridos, encontró al amor de su vida, una socorrista del heroico cuerpo de Bomberos, con quien tiempo después inició una relación amorosa a tal grado de formar una familia, pues hace seis meses llegó su primer hijo, la tercera generación de León César, a quien señala espera que sea él quien elija al llegar a la edad adulta si quiere servir como paramédico.

Martínez Bernal recuerda que en sus inicios, en su natal Monterrey Nuevo León, hubo un caso que lo conmovió cuando solo hizo lo que debía, rescatar a un hombre de entre las llamas de un domicilio, tras ponerlo a salvo y llevarlo al hospital para su recuperación, el hombre prometió que el hijo que esperaba su mujer llevaría el nombre del Bombero que lo rescató y le cumplió.

Comentó que este ha sido uno de los casos más impactantes que ha tenido, pues siempre ha tratado de proteger a la comunidad cuando lo necesita, en ocasiones sin pensar en la vida propia, solo con la mente enfocada a salvaguardar una vida en peligro.