Al igual que los humanos, los animales aplican distancia social para evitar contagios de enfermedades

0
31

Un nuevo estudio reveló que tanto animales como seres humanos compartimos patrones de conductas para hacer frente a los agentes patógenos, como el SARS-CoV-2 y otras enfermedades infecciosas que nos han aquejado a lo largo de la historia, una de ellas, es el distanciamiento social y la discriminación de los enfermos, pues las especies también luchan para evitar el aumento de contagios en sus hábitats.

De acuerdo con una publicación de “Science”, las medidas de prevención para frenar el incremento de casos por el nuevo coronavirus no se diferencian tanto de las costumbres adoptadas por el mundo animal, ya que así como nosotros los hacemos, este grupo taxonómico limita las interacciones sociales, cuando identifican que uno de la manada se enfrentan a una enfermedad toman las medidas necesarias para esquivar el problema.

“No somos los únicos que se encuentran constantemente con patógenos y que tienen que lidiar con ellos. Otros animales han desarrollado comportamientos para evitar la infección. Aunque algunas hormigas pueden exponerse a patógenos como una forma de vacunación, estas estrategias son lo único que los animales tienen para protegerse de la infección”, explicó Sebastian Stockmaier, investigador en el departamento de Biología Integrada de la Universidad de Texas en Austin, en una entrevista con el Sistema de Información y Noticias Científicas (SINC).

hormigas_2.jpg

Por ello, un equipo de científicos del centro universitario se interesaron en identificar las conductas equiparables entre los animales y los humanos. Entre ellas reconocieron seis respuestas fisiológicas y conductuales, como aquellas en las que además del distanciamiento social proactivo, insectos como las hormigas y las abejas también practican la exclusión de los individuos enfermos del grupo para evitar que infecten a otros, en muchas ocasiones, agresivamente.

Otras de las conductas observadas en animales son la evitación, una reacción conocida en la psicología como la acción anticipada que lleva a cabo el individuo para no experimentar una experiencia desagradable. En este caso, los investigadores mencionaron que algunos de ellos como los peces, pájaros, murciélagos, monos, langostas y ratones son capaces de detectar y evitar el contacto con enfermos para no infectarse ellos mismos.

Del mismo modo, son propensos al autoaislamiento pasivo, momento en que algunos miembros del grupo se distancian intencionadamente para proteger a los otros integrantes. Este comportamiento es efectuado, generalmente, por murciélagos, ratones, hormigas y monos enfermos, los cuales se mantienen en un estado de reposo y reducen su actividad, ahorrando energía como mecanismo contra el patógeno. “Como resultado, pueden reducir el contacto con otros, como ocurre con los humanos al quedarse en casa porque se sienten enfermos”, detalló Stockmaier.

orangutan.jpg

Consideración hacia el prójimo

Además, el especialista en el comportamiento de animales destacó que estas actividades hablan de una reacción altruista: “porque el individuo enfermo abandona el grupo y, por lo tanto, renuncia a todos los beneficios que obtiene de vivir en grupo”.

Esta reacción es difícil de explicar para los biólogos evolutivos porque si el individuo abandona el grupo, muere y no se reproduce, ahondó el investigador. “Entonces, ¿cómo evoluciona la especie o la población en sí? La respuesta está en que, en las hormigas al menos, todas están muy relacionadas entre sí y trabajan para un objetivo común que es proteger a la reina reproductora”, detalló.

En este contexto, el biólogo de campo señaló que, en general, los animales cuidan y ayudan a sus compañeros, como en el caso de las hormigas, pues eligen a una de ellas para exponerla frente a esporas de hongos mortales y otras la asisten para evitar que este contacto implique una infección mortal.

murcielago.jpg

De este modo, los autores del estudio aseguraron que dicha investigación es relevante, ya que de esta forma contarán con las herramientas necesarias para conocer otros aspectos de la vida animal, frente a la propagación de enfermedades infecciosas, como por ejemplo, saber la forma en que estas acciones limitan la propagación de los patógenos o el tiempo que deben mantenerse estos comportamientos para evitar su propagación.

Además, los científicos señalaron que podrán valorar la efectividad, variabilidad y duración requerida de las medidas de distanciamiento social. “No estamos solos en esto y las estrategias de distanciamiento social en animales pueden permitir experimentos o incluso observaciones durante múltiples generaciones. Esto es difícil de hacer en humanos a pesar de que no somos los únicos en emplear estas estrategias”, puntualizó Stockmaier.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!