La pluma profana de El Markés

0
40

“Capacidades indiferentes”

El ser humano tiene cientos de capacidades, no por nada sobresale en mucho sobre el resto de las bestias, sí, del resto de las bestias, porque ahora sin tapujos o miedos a caer en ofensas, el humano es una completa bestia. Dentro de todas sus transcendentales facultades, la más poderosa, la más fuerte, sin duda alguna es la de ser enteramente indiferente a las necesidades de los demás. La vanidad y el orgullo son dos caracteres que forman parte de unatavío que a lo largo de su historia lo han convertido en una máquina de destrucción. Y si creíamos que con el paso del tiempo el ser humano ha madurado y ha tomado el pasado como toda una cátedra de aprendizaje, estamos muy equivocados. Creemos que lejos de tomar conciencia de las cosas, el ser humano ha tomado con mucha más fuerza su papel de demostrar a otros, más no así mismo que es fuerte y que en tal fortaleza tiene derecho a destruir a los demás. Hoy por hoy los gobiernos de Rusia y Corea de norte son liderados por dos personajes sin expresiones. Con todo y que sus motivos son clarísimos para ellos, resalta el orgullo y mucho de su vanidad. Por mucho tiempo la ONU ha mantenido maniatadas a las naciones para no echar a volar las bombas nucleares. Malamente ha dejado que algunas utilicen armas y que entren en combates, pero hablar de algo nuclear son palabras mayores.

Existen al día de hoy países padeciendo terriblemente los rigores del hambre y de la guerra. El más sonado sin duda es Ucrania, sin embargo, hay países en el continente africano que son víctimas de la violencia y ante eso el planeta entero enmudece.

Hoy amanecimos con la triste noticia de que un ama de casa en Veracruz, madre de dos hijos con capacidades diferentes, se le hizo fácil violentar al mayor que tan sólo tenía en su haber cuatro añitos. El pequeño, cuyas dos piernas no tenían vida, vio venir sobre sí una serie de golpes y agresiones diversas que lo dejaron inconsciente. La violencia de la cual lo hizo victima provocó que camino al hospital perdiera la vida. La mujer, realizado el hecho, se comunicó con su esposo y tras enviarle un mensaje de watsap, le reveló lo que había hecho. El hombre se comunicó con terceras personas para que lo ayudaran en lo que él llegaba. Dos pequeños con capacidades diferentes fueron abusados por una persona con discapacidad. Durante mucho tiempo se había estado cocinando en su cabeza la idea de que tendría que haber alguna forma de deshacerse de un par de hijos que simplemente de eran por estorbo. Desesperada de no encontrar el modo y salir como inocente de tal acto, terminó por caer en un torbellino de emociones encontradas y tras una corajina que no pudo controlar, simplemente se le fue encima al pequeño dejándolo en muy malas condiciones.

A la fecha y con casi treinta suicidios en la Región Centro del estado de Coahuila, vence por muy poco a la Región Carbonífera que al momento sólo lleva veinticinco. La sociedad coahuilense se ha ido acostumbrando a este tipo de noticias que solo nos deja como los más insensibles, nos deja ante el resto del mundo y del país como el estado más inhumano. Y es que se vive en un trajín de actividades que la realidad es que la gran mayoría de la gente vive muy de prisa. Son muy pocos los que se acercan al que en su expresión encuentra desesperación. Y es que la danza puede estar en nuestro cuerpo exterior; podemos actuar, ser felices, pero dentro de nuestro corazón una guerra intestina nos devora de a poco. Se nos ha hechos costumbre creer que el “no es mi problema” es una frase que nos evita molestias.

Algo muy serio está pasando en nuestra sociedad. Algo nos está pasando para llegar  a un punto en el que ya no sólo los jovencitos y sus dudas existenciales de la edad los lleven a cometer locuras, igualmente adultos solteros o casados han caído en este tipo de crisis.

La llegada de sudamericanos y otros grupos de migrantes al país ha puesto en jaque a las autoridades, pero también a prueba nuestra sensibilidad. Lo digo porque mientras muchos ciudadanos se afanan en colaborar con los diversos grupos de caminantes, también son muchos los que simplemente están en contra. Muchos han llegado a decir que todos los males que les suceden a los migrantes son causados por ellos mismos y su pésima decisión de abandonar sus países. Somos buenos para juzgar sin pensar en la maldición que nos estamos echando encima. Optamos por la crítica que por la ayuda.

Es tiempo de analizar, de pensar, hasta qué punto nos volvemos en seres humanos con capacidades indiferentes. Y eso va desde el trato con nuestros hijos y con nuestro conyugue, hasta el trato que le damos a nuestros compañeros de trabajo. Cambiar es un deber urgente ante un calentamiento emocional que si no paramos, terminará por hacernos estallar sin necesidad de que los norcoreanos o los rusos aprieten el botón, adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!