La pluma profana de El Markés

0
18

“Violencia dominguera”

Dicen que el sol brilla para todos, pero creo que para las mujeres que tienen a un fanático del futbol en casa, no.

Mientras que para muchas mujeres el domingo viene siendo un día de delicia, para otras muchas no lo es tanto. Pareciera una broma, un comentario de muy mal gusto o una situación lo bastante surrealista, pero desafortunadamente uno de los días más tormentosos para las señoras de la casa son justamente el séptimo día.

Para una parte de la sociedad femenina, el arribo de este día significa una reconciliación consigo mismas, también con la sociedad, la familia y con Dios. Es en ese día cuando se acomodan los tiempos para instar a los hijos y hasta al marido para acudir a algún centro religioso para estar en comunión con las deidades cualesquiera que estas sean. La necesidad de encuentro con una entidad mucho más poderosa que la humana,  ha sido un referente a lo largo de la historia y en el mundo occidental, desde la llegada de los europeos y sus nuevas tradiciones sobre la de los grupos originales en América.

Con el paso de los años el enfriamiento espiritual ha ido a la par con el calentamiento global. La revolución industrial fue el origen de la destrucción del planeta. La toxicidad en la que vivimos es tan grande que el promedio de vida ha ido de la longevidad a la casi brevedad. Antes la personas morían a los ochenta, noventa o hasta cien, hoy arribar a los sesenta es casi un milagro. La tierra esta tan caliente que los polos se están descongelando y los resultados a posteriori serán en definitiva pavorosos… ¿y que con el enfriamiento espiritual? Pues hace mucho que el hombre ha ido dejando de lado la creencia en sus dioses; ya no cree en letras impresas ni en el llamado de los denominados profetas advirtiendo el final de los tiempos. Muchos han determinado y casi en unanimidad, que el fin del mundo es individual y que se va terminando para quien muere y punto final. A tal grado ha sido el resfrío espiritual que muy lejos ha quedado el respeto a los mayores, a quienes nos conducían por el camino de la creencia en algo, en alguien y eso, se quiera o no, daba cierta estabilidad emocional que al día de hoy tanto se necesita.

Hoy el domingo se ha convertido en un Sodoma y Gomorra moderno. Los deportes han sido un detonante lo bastante escandaloso. Se ha roto la norma de la reverencia y el respeto. Hoy los hogares son violentados por quienes fanatizados crean el espacio familiar en un coliseo o en un sitio de encuentro de personas que ajenas al hogar, terminan siendo los verdugos de la armonía y las buenas relaciones familiares… ¿exagerado? No lo creo, y más cuando las mujeres termina siendo esclavas de los maridos que mientras ellos degustan de un bonito domingo de cervezas, ellas son, en muchos casos, cocineras grupales a expensas de desconocidos coqueteándoles. Los hijos, por su parte, terminan saliéndose de casa a pasar el domingo con los amigos porque la casa se ha convertido en mucho más que un burdel. No hace mucho un estudio basado en el comportamiento humano relacionado con las copas europeas arrojaron un escandaloso resultado que ha tenido muchos en la incredulidad. El test ejecutado por expertos definió las actividades en el hogar en días de copa como desastrosas.

Los reportes de violencia familiar se dispararon por los resultados negativos en la copa. El mal humor agobió a una millonada de hombres que terminaron agrediendo a sus conyugues, hijos o a algún otro pariente cercano. Esa actitud no es muy desconocida en México, un territorio que con justa razón ha sido denominado por las grandes potencias como tercermundista. La denominación de tercermundista se basa específicamente en la baja expectativa que se tiene como país en lograr un crecimiento económico y militar sobresaliente. Si le agregamos el ser mucho menos que neandertales, pues nuestra valoración para ser encasillados en un tercer mundo es lo bastante válido.

Es pues el día domingo, día de reposo espiritual, el tiempo perfecto para el destape violento y el abuso en todos los sentidos. Es en este día cuando las grandes empresas cerveceras incrementan sus adeptos y las denominaciones religiosas los pierden. Es en este día cuando el balompié se ha convertido en el coliseo romano que mira desde arriba la devastación de la unión familiar… ¿Generalizar? Jamás, existen personas que lo ven desde la generosidad de un entretenimiento que tiene su espacio en su vida sin alterar el resto de las actividades, ¿Cómo es vuestro domingo? Creo que es tiempo para poder echar un buen vistazo. Siempre será necesario dejar de lado, aunque sea por un momento las redes sociales, el televisor, la pasiones individuales o cualquier otra actividad distractora… tal vez sea mucho pedir el tornar al pasado y redescubrir nuestra espiritualidad, aunque muchos ya lo están haciendo al ver a sus hijos perderse en la perversidad viendo las drogas y el sexo como algo rutinario…¿existe en vuestros hogares esa violencia dominguera de la cual estamos hablando? Si es así, mira opciones, ajústate el cinturón y prepara tu campo de juego. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!