Aumentan muertes de migrantes en el Bravo

0
84

CIUDAD VICTORIA, TAMAULIPAS.- Luego de llegar a cualquiera de las ciudades fronterizas, en su intento por alcanzar los Estados Unidos, cada vez más migrantes desesperados, al no obtener una cita a través de la aplicación CBP One, tratan de cruzar el último tramo que divide a México con Estados Unidos, nadando.

El río Bravo es la última frontera que divide a ambos países a lo largo de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, pero que también se ha convertido en la tumba de muchos migrantes.

Luego de recorrer miles de kilómetros para llegar a la frontera, algunas personas se aventuran sin éxito en las aguas del río que recorre 3,034 kilómetros y desemboca en el Golfo de México.

El 5 de enero de este año, fue recuperado el cuerpo de un masculino, muy cerca de la planta tratadora de agua de Estados Unidos, cercana a la colonia Claudette al poniente de Nuevo Laredo.

La recuperación del cuerpo la llevaron a cabo elementos de rescate acuático de Protección Civil de Nuevo Laredo, quienes al realizar una búsqueda río arriba, encontraron el cuerpo de un hombre flotando.

Luego el 2 de abril, tres migrantes casi pierden la vida al intentar pasar a nado por Nuevo Laredo, la intensa corriente les impedía avanzar y llegó un momento en que los tres ya se habían cansado.

Gracias a que agentes de la Unidad Acuática de la Patrulla Fronteriza se encontraban cerca con sus lanchas y les lanzaron salvavidas e implementos flotantes, pudieron salvarse.

Pero no todos corren con la misma suerte, en mayo, un migrante venezolano identificado como Víctor Andrés Lugones Céspedes, originario de Maracaibo, Venezuela y quien junto a unos amigos intentaron cruzar el río Bravo, por Matamoros, murió ahogado.

El joven de 31 años de edad y sus amigos, decidieron aventurarse en la noche a cruzar las aguas del río Bravo, desesperados por no tener una cita para solicitar la visa humanitaria o asilo en Estados Unidos.

Creía que al llegar al otro lado, los procesarían y los dejarían en Estados Unidos, pero eso no sucedía, sino que fueron devueltos más tarde por el puente internacional hacia México.

Los jóvenes se encontraban junto a cientos de migrantes en Matamoros a la espera de lograr una cita para tramitar asilo en Estados Unidos y al no lograrlo, trataron de llegar a nado a la ciudad de Brownsville, Texas, sin embargo, Víctor Andrés no lo logró y su cuerpo fue recuperado el lunes 1 de mayo.

Una semana después, el 8 de mayo, el cadáver de un hombre fue encontrado por un migrante venezolano que se bañaba en el río Bravo, por lo que dio aviso a las autoridades.

De acuerdo con los migrantes que se instalaron cerca del puente Nuevo en Matamoros, en días pasados se habrían ahogado tres extranjeros al internarse a las aguas del río, de los que dos cuerpos ya habían sido recuperados.

Luego el 12 de mayo en Nuevo Laredo, otro migrante, originario de Cuba, también intentó cruzar a nado el río Bravo, pero no lo logró y su cuerpo fue encontrado flotando por pescadores.

Gracias a que entre sus ropas traía el permiso de visitante expedido por el Instituto Nacional de Migración (INM), fue identificado como Reynaldo Cruz Rodríguez de 33 años de edad.

Esta lamentable situación se repite en otras entidades mexicanas, algunas víctimas son recuperadas en el lado mexicano, pero hay muchas más que tras fallecer ahogados, llegan inertes al otro lado.

Se trata de una situación preocupante, en septiembre del año pasado, las autoridades de Eagle Pass, una población ubicada el sur de Texas, colindante con Piedras negras, Coahuila en México, solicitaron refrigeradores para almacenar los cuerpos de migrantes ahogados en el río Bravo, esto luego de que las morgues locales ya están abarrotadas.

De acuerdo con el Jefe del Departamento de Bomberos, Manuel Mello, se recuperaban tantos cuerpos de personas que se ahogaron tratando de cruzar el río Grande, que las funerarias estaban pidiendo ayuda.

Señaló que las llamadas de emergencia que sumaban normalmente 7 mil, llegaron a 8,500 durante el 2022, principalmente por casos de migrantes que se ahogaron, intentando llegar a Texas.

MUERE PERSONA ATORADA
La semana pasada el cuerpo sin vida de una persona fue encontrado atorado en las boyas que el Gobierno de Texas colocó en el Río Bravo, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En un comunicado, la dependencia indicó que el hallazgo lo hicieron autoridades del Departamento de Seguridad de Texas (DPS), la cuales notificaron al Consulado de México en Eagle Pass.

“Personal del Grupo Beta ya está encabezando las acciones de rescate del cuerpo. Hasta el momento, se desconoce la causa de la muerte y la nacionalidad de la persona”, señaló la SRE.

El pasado 7 de julio, el Gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció la colocación del “muro acuático flotante” con la finalidad de evitar los cruces irregulares de personas hacia Estados Unidos.

La SRE reiteró que la colocación de las boyas a lo largo de 300 metros sobre el afluente del Río Bravo viola la soberanía de México.

“Externamos nuestra preocupación sobre el impacto a los derechos humanos y seguridad personal de los migrantes que tendrán estas políticas estatales, que van en sentido opuesto a la estrecha colaboración entre nuestro país y el Gobierno federal de los Estados Unidos”, indicó.

La Cancillería señaló que le dará seguimiento a este caso para obtener más información sobre lo acontecido y solicitar que se realicen las investigaciones necesarias.

Esta es la primera persona fallecida desde la colocación del muro flotante.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!