La pluma profana de El Markés: “Chayo- t”

0
156

Chayo- t

La sátira endemoniada contra los líderes políticos siempre ha sido una constante en los gobiernos denominados democráticos. Con todo y que las obras de una persona que está al mando de un gobierno puedan ser magnánimas, siempre existirá una fuerza opresora que luche por demeritarlo.

La palabra “chayote” en México, se ha convertido en un símbolo muy semejante al trueque, al me das y te doy, al te cubro y me pagas. Así, por sexenios enteros el chayotismo o arte de la corrupción de dar y recibir, se encargó de crear una terrible mafia que lo único que hizo por décadas fue adormecer a una sociedad que creía ciegamente en una programación televisiva que informaba sin informar, o en otras palabras, informaba una serie de acontecimientos, principalmente nacionales, que revelaban al pueblo y al mundo, de que México vivía en los mejores tiempos. Con todo y que la violencia y la economía estuvieran carcomiendo al territorio nacional, los medios de comunicación surtidos por un buen chayote (buena tajada de dineros) ofrecían desde Tijuana hasta Mérida, el conocimiento de que todo estaba bien, de las obras que se habían prometido en campaña se estaban cumpliendo al pie de la letra.

Este tipo de situaciones nada nuevo es. Durante el tiempo de Juárez el diario La Orquesta, dirigido por Vicente Riva Palacios, reconocía sin chayote, los méritos históricos de los tres “inmaculados”, como solía llamarse en ese entonces a Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y José María Iglesias.

A días del triunfo de Juárez este mismo periódico escribió:

“Libres. Independientes. Sin odio y sin temor, queremos cumplir con nuestra conciencia y ofrecer a los vencedores una corona adornada con las espinas de la verdad y no con las flores de la adulación”

Ridiculizar al presidente en funciones siempre ha sido materia prima para los diarios que no reciben un beneficio económico. El presidente Francisco Ignacio Madero vivió en carne propia la terrible persecución de diarios como El Ahuizote, El demócrata mexicano, El Mañana y otros más. Día con día su figura de baja estatura, su notable calvicie y su filiación por el espiritismo eran el blanco perfecto para ridiculizarlo. El sano entendimiento de un hombre sabio y cargado de una espiritualidad siempre dirigida a la paz, hizo que cualquiera de los ataque en su contra le resultaran nada ante su talante firme por la democracia.

“El despertar americano” fue una gaceta que el mismísimo Miguel Hidalgo mandó imprimir y era un ataque directo contra la colonia española. Por obvias razones los aludidos mandaron quemar el noticioso al momento. Y es que el cura, como todo un rebelde en ese momento, se oponía férreamente a las ideas de la dominación española contra los indígenas americanos.

El Imparcial y El Diario, fueron dos diarios informativos en la época porfiriana que hablaban de las mil maravillas de un Porfirio Díaz llevando al país a una gloria envidiada por todos, claro, ninguno de ellos develaba la situación de terrible pobreza por la que pasaba el pueblo luego de treinta años gobernados por una misma persona.

La sátira endemoniada contra los líderes políticos vive hoy en contra de un gobierno regente que ha echado por tierra lo que gobiernos predecesores habían elevado como insignias de poder. Han sido muchos los informativos que han dejado de recibir ese “moche” que los fortalecía y que había hecho de las cadenas de televisión verdaderas máquinas de corrupción y engaño.

Hoy es triste ver como desde las cenizas de la perdición, a la empresa de más renombre en México sólo le quede el único recurso de un periodista disfrazado de payaso vomitando todo el odio posible contra el actual gobierno. Sin duda alguna el chayotismo es una expresión que da poder, tanto al que se adula como al que recibe los beneficios de tal halago.

Hoy la sociedad se siente vulnerada, engañada, sobajada, pero principalmente humillada. Si algo tiene el pueblo mexicano es nobleza, y ser burlado en eso, es algo le cuesta algo perdonar. Por ello, con la llegada de un nuevo gobierno elegido por una democracia pura y con una índice de votaciones muy notable, solo expresa una cosa, un cambio.

Hoy por hoy el pueblo mexicano no desea otra cosa que la develación de la verdad, de lo que sucede tal cual es y sin esas trabas que terminan siendo siempre la ocultación de lo que debería ser claridad.

La libre expresión es un derecho siempre y cuando no sobaje la paz del prójimo. Existe un proverbio cristiano que dice que de la abundancia del corazón, eso expresará la boca. Nada más cierto en un tiempo en el que el miedo causado por una pandemia nos ha convertido en personas dependientes de los noticieros, del saber cómo van las investigaciones y cuándo llegará una buena vacuna a nuestros hogares. Es hoy cuando la información debe llegar limpia, clara, perenne, justo hoy cuando el espíritu humano más aturdido está.

Devela ahora tu naturaleza divina, expresa la verdad tal cual y no la vulneres a cambio de un beneficio temporal, mira mas allá, a tu interior, adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!