La pluma profana de El Markés

0
65

“Letras, el sazón de la salvación ”

Si bien es cierto que México es un país denominado Tercermundista, no es preciso aceptar el término como tal. Si usted se siente a gusto en esa clasificación, pues es muy su placer, sin embargo, este país posee todo para ser del primer mundo. El primer paso es aceptarlo yo, sentirme en lo más alto de la felicidad, ahí radica a donde pertenecemos.

Leer no hace anticuado a nadie, pero sí nos despoja de la ceguera que traemos por ese cacicazgo y rezago secular y religioso en el que estamos sumidos desde hace siglos… Viendo un programa televisivo de encuentro de eminencias en temas de educación, estos decían que mientras en tierras del sol naciente los niños en edad de preescolar ya hablan de Microsoft, acá en México y Latinoamérica nuestros pequeños aun están con que black es negro y table es mesa; que mientras allá los educandos tienen por norma leer y llenarse de conocimientos, aquí las bibliotecas están vacías.

La gran mayoría de nuestros maestros no piensan en el futuro de los alumnos, sino en cumplir con un rol de lecciones y objetivos que la SEP les pone, respetan sus horarios y no dan un poco más, gastan millones en fiestas en días del maestro y hasta se lanzan a diputaciones. En Japón la visión es más amplia. Ven el futuro viviendo el presente pues los niños son la fuerza garantizada y aumentada en el futuro.  Hoy el mundo está regido por el conocimiento. El que sabe cobra y el que no, trabaja para el que sabe… es una cadena alimenticia muy grotesca que no tiene nada de injusto porque hasta en el pueblo más pobre existe una biblioteca pública que por lo menos saca del abismo con imágenes a quien no sabe leer.

Una de las grandiosas ventajas de leer a conciencia los libros que el mismo hombre ha vuelto sagrados en las diferentes denominaciones religiosas o del mismo modo hablando de la literatura y del conocimiento secular universal, es que no hay nada ni nadie que pueda objetarte algo que ya se leyó y de lo cual se obtiene una clara libertad de conciencia, una interpretación muy propia… entrado el conocimiento en su mente y en su espíritu no habrá nada ni nadie que pueda moldearle ni mucho menos convertirle en un títere de conciencias ajenas. Lo bello y lo virtuoso de buscar el conocimiento por uno mismo es que la mente se vuelve vasta y colmada de cosas nuevas. Ve las cosas con ojos renovados y más visionarios. El mundo de las letras está lleno de libros de todo tipo, es cuestión de elegir los que le cultivarán el alma y el espíritu, que nos convertirán en mejores o peores personas…  la historia misma nos ha enseñado que la influencia que muchos autores han tenido en la vida de otros ha conllevado a toma de decisiones muchas de las veces catastróficas. Un ejemplo muy claro es la influencia que el gran filósofo Fiedrich Nietzchie tuvo sobre el militar Alemán Adolf Hitler, que tras leer apasionadamente las obras de este autor, también alemán, se convenció de que el cristianismo era la religión de los débiles. Carlos Marx y su magnánima obra “El Capital” hizo de las suyas influyendo en los grandes comunistas del mundo… pero es como he escrito antes, ya depende de usted que hace con lo que lee, pero será ya bajo el mismo conocimiento obtenido gracias a su empeño en conocer leyendo e instruyéndose, no en palabrerías que alguien le ha dicho y que tontamente usted ha tomado como propias convirtiéndose en esclavo de voluntades… busque, escoja, lea, analice, compare… en lo personal más de cien me han expresado su amargo sentir al decirme que de qué me ha servido leer la Biblia más de 17 veces de pasta a pasta si aun con ello refuto el cristianismo. No estoy contra la doctrina de Jesucristo, de hecho, muchos de sus preceptos han sido de mucha ayuda en mi vida, simplemente me hastía el modo vulgar y sarcástico con el que la gran mayoría de los líderes religiosos le ponen el pie a sus seguidores burlándose de ellos a causa de su ignorancia. Hablo de ignorancia en el sentido claro de la palabra, ignorar, no saber, falta de conocimiento, etc… Y bajo esa aclaración, el yugo y cautiverio espiritual de quienes son adeptos a tal o cual creencia y que por ende están muy lejos del conocimiento real, es decir, conocen muy poco de la doctrina que profesan y eso, es perfecto para quien los dirige moviendo los hilos de sus destinos… es en contra tales sujetos y por el modo en que interpretan una doctrina que en otro tiempo fue clara y diáfana… lo cierto es que ya no sólo le pido, sino que le suplico que al leer algún libro cheque referencias, analice, compare y verifique las notas del autor y comentarios complementarios, eso le ayudará a una comprensión más clara.

Hablando de cosas claras no dudo ni en lo más mínimo que Francisco de Asís haya sido un buen sabio, lo malo es el modo en el que sus palabras se usan hoy para manipular, y así cada quien interpreta a su gusto las declaraciones y las palabras de Mahoma en el Corán, lo mismo con el Ramayana, el Libro de los Vedas, el Libro de Mormón… y claro, la siempre polémica Biblia de la que han surgido cientos de religiones… y es que la Biblia es la gran Babel de las confusiones desde que cayó en manos de la Iglesia grande y abominable. Ser traducida y modificada a placer ha traído cientos de divisiones y mucha sangre derramada. Las cosas claras y sencillas que una vez dijese el hijo de María y José hoy se encuentran cercenadas y acomodadas a gusto de quienes por generaciones han creído ser los autorizados para quitar y poner… por eso ya lo escribí al inicio, leer no te hace anticuado ni hecho “a la antigua”, mucho menos un nerds, te quita la ignorancia y evita que en lugar de que le vean la cara de tonto, se la vean de conocedor.

Aun cuando no le digo que devore una biblioteca entera, si le invito a abrir sus puertos a la navegación, a recibir esa Noa de China cargada de nuevos conocimientos que tienen los buenos libros y tenga así su defensa personal en caso de que lobos rapaces quieran verle cara. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!