Colombia oscila entre el “sí” o “no” a la paz

0
453
Los colombianos viven una lucha electoral sin precedentes y que aparentemente divide a los más de 34.8 millones electores. (www.infobae.com)

BOGOTÁ, Colombia.- Tras la suscripción del acuerdo de paz con la guerrilla más vieja de América, Colombia entró este martes al cierre de una frenética carrera nacional de más de 125 horas hacia las urnas para que el pueblo elija el próximo domingo, en un plebiscito, si acepta el pacto y consolida la lucha por la pacificación o lo rechaza y retrocede a un escenario de renovada incertidumbre política.

La ceremonia de la firma de la paz con la insurgencia comunista de las FARC, que tuvo lugar el lunes en la ciudad de Cartagena de Indias, quedó en la memoria histórica interna y externa como uno de los hechos de mayor importancia del siglo XXI en América Latina y el Caribe.

Ahora, los colombianos viven una lucha electoral sin precedentes y que aparentemente divide a los más de 34.8 millones electores —en un país de 48.8 millones de habitantes— que podrán decir sí o no al acuerdo.

Para que el ‘sí’ gane se necesitará el apoyo de aproximadamente 4.3 millones de votantes, que equivalen al 13% del padrón, y su resultado, cualquiera sea, es vinculante y de acatamiento obligatorio.

Si el pacto —que fue negociado de noviembre de 2012 a 2016 en Cuba, y que puso fin a más de 52 años de guerra— es ratificado, entrará a regir con su proceso de desmovilización, desarme y reinserción para entre 7 mil y 8 mil miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alzadas en armas desde 1964. El documento fue suscrito por el presidente colombiano Juan Manuel Santos y por Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, comandante en jefe de las FARC.

El tratado se basa en el desarrollo agrario, la participación política de los insurgentes, el fin del conflicto armado y del narcotráfico. También considera el resarcimiento de las víctimas con cronogramas de amnistía y otros factores judiciales y socioeconómicos. Si es avalado, Santos buscará aprobar y ejecutar leyes de soporte.

Firmada la paz, “ponemos en manos de los colombianos la decisión final el próximo domingo”, explicó el senador colombiano Roy Barreras, del gubernamental Partido Social de la Unidad (Partido de la U) y uno de los negociadores del plan.

“Si triunfa el ‘sí’, las FARC se desarman. Pero si vence el ‘no’, siguen en armas y se acaba este proceso de paz”, advirtió Barreras en una entrevista con EL UNIVERSAL, tras aducir que confía con que avance el ‘sí’ y alertar: “¿Qué hay después del ‘no’? La guerra, porque el acuerdo está sellado y cerrado y es imposible renegociarlo. No hay un acuerdo mejor que éste, sin ser perfecto. Votar ‘no’ es incertidumbre y no hay otra propuesta”.

División. Mientras tanto, las personalidades que encabezan la campaña por el “no” han arreciado su campaña en el país.

“El acuerdo es la paz de Santos con las FARC. No es la paz de Colombia”, reprochó el ex presidente colombiano Andrés Pastrana (1998-2002).

En entrevista con EL UNIVERSAL, consideró que si el plebiscito polariza y divide a Colombia, “es triste y significa que algo mal hay en el acuerdo”.

Opuesto al arreglo con las FARC, el también ex presidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) insistió en que hay que “decir ‘no’ a los terroristas, ‘no’ a este mal acuerdo, ‘no’ a esta firma final” y, señalando a los rebeldes, acusó que hay un “terrorismo triunfante”.

Es un “acuerdo de impunidades” para la guerrilla, reclamó el ex fiscal general de Colombia, Alejandro Ordóñez, en un acto con Uribe antenoche en Cartagena y en alusión a que a los subversivos se les atribuyen (y rechazan) cargos de narcotráfico, minería ilegal, secuestros, extorsiones y masacres.


Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!