Papa llegó a Cuba para reunirse con líder ortodoxo

El Papa Francisco llegó a Cuba para sostener un encuentro histórico con el líder de la Iglesia ortodoxa rusa en el aeropuerto de La Habana

0
674
(Internet / Archivo)

El Papa Francisco arribó a Cuba para sostener la primera reunión de una jefe de la Iglesia católica con su homólogo de la Iglesia ortodoxa rusa, un hecho histórico luego del cisma ocurrido en el cristianismo hace diez siglos, pero que puede tener más que ver con una Rusia tratando de afirmarse políticamente que con cualquier avance religioso.

El avión papal, procedente de Roma, aterrizó en la capital cubana aproximadamente a las 14:00 horas locales tras un vuelo de 12 horas y 15 minutos que partió con 40 minutos de retraso.

La cita entre ambos líderes religiosos ha sido preparada desde hace dos años y cuenta con el activo patrocinio del presidente Raúl Castro.

Francisco se reuniró con el patriarca Kirill por dos horas, durante una breve escala en el aeropuerto Jose Martí de La Habana en su camino a México, donde el pontífice llevará un mensaje de solidaridad con las víctimas de la violencia por las drogas, la trata de personas y la discriminación en algunas de las zonas más violentas y afectadas por la pobreza.

El avión, que transportaba a Francisco y a su comitiva, partió el viernes por la mañana de un aeropuerto de Roma. El pontífice viajará después a México. Su regreso a Roma está previsto para el 18 de febrero.

Aunque la reunión de La Habana ha sido considerada en algunos círculos católicos como un importante avance ecuménico, Francisco también ha sido objeto de críticas por permitir, en lo esencial, ser utilizado por un Kremlin deseoso de ganar terreno político entre los cristianos ortodoxos y en la escena mundial en momentos en que Rusia está cada vez más aislada de Occidente.

Se espera que la declaración conjunta haya tocado el tema más importante que preocupa tanto a la Iglesia católica como a la ortodoxa en la actualidad: la difícil situación que sufren los cristianos en Irak y Siria, donde están siendo asesinados y expulsados de sus hogares por el grupo Estado Islámico.

Cuba tiene una ubicación única e ideal para la reunión: lejos de las batallas territoriales entre católicos y ortodoxos en Europa, además de que es un país familiar para el primer papa de origen latinoamericano, pero igualmente familiar con la iglesia rusa, dados sus antecedentes antiestadounidenses y su legado soviético.

“Cuba es de hecho un lugar profundamente espiritual en términos de prácticas afrocubanas no es, ni nunca ha sido un lugar muy religioso en el sentido católico formal”, explicó a la AP el analista y experto en Cuba del Baruch College de Nueva York, Ted Henken. “Creo que este hecho junto con su conexión única geopolítica de Rusia se ha convertido en un “terreno neutral” ideal y de confianza para dicha reunión”.

El Vaticano espera que en encuentro mejore las relaciones con otras iglesias ortodoxas y estimule los avances en el diálogo sobre las diferencias teológicas que han dividido al cristianismo del Oriente y el Occidente desde el Gran Cisma de 1054.

Sin embargo, los observadores ortodoxos creen que la disposición de Kirill de reunirse finalmente con un papa tiene menos que ver con cualquier deseo nuevo de acercamiento ecuménico y más con un deseo de la iglesia ortodoxa por mejorar su imagen en un momento en que Rusia está cada vez más bajo el fuego de Occidente por sus acciones militares en Siria y Ucrania.