Opinión: La pluma profana de El Markés

0
41

Pensamiento Neanderthal

Nada más atinado expresó el presidente Biden de los Estados Unidos cuando dijo que, luego de mucho esfuerzo por darle una dura batalla al Covid 19, algunos estados del país a su cargo, tuvieron pensamientos primitivos al optar por tomar como algo “opcional” el uso del cubre bocas.

Entrometer a los neandertales fue algo demasiado atrevido, profano o irreverente. Lejos de ser seres tontos, salvajes y sangrientos, los nuevos estudios han develado que eran seres avanzados, adoradores y organizados. Nosotros, según las nuevas investigaciones poseemos, como los homo sapiens sapiens que somos, un 1.5% de su material genético. En sí, esos ancestros nuestros eran muchos más experimentados, curtidos e inteligentes que esa bola de botarates que “piensan” en la inutilidad de las medidas de salud.

La batalla que se ha efectuado a manos de todo el mundo y no de uno que otro país, ha sido muy notable. Luego de tener encima una oscura nube de terror dejándonos caer como una lluvia radioactiva y destructiva de enfermedad contra nosotros; luego de perder cientos de miles de seres humanos que tristemente se han convertido en estadísticas, hoy, uno que otro engreído ha decidido que no es tan importante conservar al abuelo, a la abuela, al tío, a los hijos a los padres. Ha decidido, a nombre todos que se puede vivir con el simple hecho de guardar distancias. Y es que no es para menos el que muchos de los que se denominan sensatos o que luchan por la vida, se hayan reído de ese alcalde que dijo no ser hijo de mamá, para referir que eran todos suficientemente grandes como para cuidarse a sí mismos y saber a dónde ir, con quien y cuando, evitando así el contagio.

En México el pensamiento prehistórico se ha convertido en una ideología. Abarca no sólo la cuestión salud, también el político, social y cultural.

Hoy el gobierno regente ha hecho cuanto está de su parte y como es su responsabilidad, por proveer a sus ciudadanos toda una gama de marcas prestigiadas de vacunas para aplicarse en el orden establecido. Por estas fechas ya se está expidiendo la dosis a los adultos mayores y aunque resulte increíble, todavía existen personas que hacen campañas de miedo, guerras secretas embebiendo desconfianza en las personas. Hablo de una campaña en la que se acusa al gobierno de estar experimentando con los adultos y con ello robar pensiones y otros beneficios que se reciben al llegar a esa edad. El pensamiento primate en este país de América es increíblemente novelesco. Lo más terrible de todo es que no sólo cuidan de podrirse en sus propias ideas de locura, sino que las transmiten a cerebritos tan débiles que creen en semejantes mentiras. Así, como dice Biden, no se está para pensamientos en regresión, sino en ideas que ayuden a avanzar y no a retroceder.

Parece increíble cómo a estas alturas de la pandemia y cuando México es uno de los países con más muertes y contaminados, todavía existan personas dispuestas a entorpecer esta titánica labor de salvar a nuestra gente. Y es que es fácil opinar desde un teclado y tras una red social. Es sencillísimo abrir la boca y expresar sin fundamento.

México ha recibido apoyo internacional en aspectos de salud. Con todo y eso, el ataque de cientos de connacionales que pertenecen a diversos partidos políticos se ha atrincherado con un fin, no acabar con un gobierno ni con una persona, sino consigo mismos. Y es que la negatividad que poseen, de ser utilizada como combustible en tiempos de invierno, fácilmente podrían dar calor a la humanidad entera. Ser buenos ciudadanos es posible, ser buenos mexicanos lo es, sin embargo, con todo y que esto suene a lección motivacional para convencer a quien no desea ser convencido, es la única manera de poder ver la luz, esa luz que está ahí y que sólo los que poseen una fe en que todo se pondrá mejor, puede vislumbrar.

La luz y el progreso siempre resplandecen después del desafío. No ha habido acontecimiento mundial que luego de haber llegado al clímax de la desesperación, quede en cero. Casi inmediatamente la vanguardia se destapa, la tecnología arrecia, las relaciones internacionales se mejoran, el comercio crece y por ende, se forma un halo de felicidad. Al menos eso fue lo que sucedió después de la primera y la segunda guerra mundial. Esto que acontece ahora no es una situación clasista, y mucho menos cosa que atañe a los países del primer, segundo o tercer mundo. Claramente se nos enseñó que este tipo de padecimientos no respeta nacionalidad, idioma y mucho menos colores de piel. Por ello son muchos los estudiosos que han clasificado este tiempo como el de la resistencia, el tiempo de la hermandad, el de la lucha humana por protegerse a sí misma… y es aquí donde el pensamiento neanderthal del que Biden habla, sale a relucir. Es cruel el saber que existen personas que no desean salvarse ni a sí mismas, y en esa situación creemos que la importancia de la familia para ellos es totalmente nula.

Sea como fuere hoy yo respeto a los neandertales porque fueron muy adelantados a su tiempo. En su momento fueron la parte más inteligente y eslabón a los que le siguieron, el Homo sapiens sapiens, o sea, usted y yo. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!