La pluma profana de El Markés: “Emma y otras coronelas”

0
98

Emma y otras coronelas

“Una mujer de alto nivel que es parte clave en el negocio” recita la letra de un muy conocido corrido en voz de los Tucanes de Tijuana. Los que gustan de este tipo de música regional mexicana y de preferencias muy marcadas allá por Sonora, Sinaloa y las californias, saben que se le rendía honores a Sandra Ávila Beltrán quien fuera llamada por propios y extraños, como “La reina del Pacífico”. Esa frase que da inicio a esta humilde columna es tan inequívoca y subraya la vida y obra de un buen número de mujeres que desafiando leyes, normas, estatutos o todo lo que se le parezca, se han convertido, pese a sus actividades delictivas, en verdaderos iconos.

Amanecimos con la noticia de que Emma Coronel había sido apresada en los Estados Unidos. Para los amantes de la moda y del glamour les parecía imposible creer que esa dama del buen vestir y cuerpo de diosa griega pudiera ir ahí, al frente de unos polizontes mal encarados y sus manos presas por un grillete. Y es que así fue, la divina consorte del famoso Chapo Guzmán condenada estaba a ser encarcelada acusada de una variante de delitos relacionados con el narcotráfico.

De que existieron, existen y existirán mujeres fastuosas, eso es innegable. La historia está colmada de féminas que con el sólo tronar de dedos, la gruesa voz emergiendo de sus gargantas o una mirada penetrante, eran capaces de hacer polvo cualquier fortaleza.

Así nomás de golpe se me viene encima Margaretha GeertrudeZelle, mejor conocida en el espionaje de lujo como Mata Hari. Esta bailarina neerlandesa bailaba mucho mejor que un trompo de fina madera y su fama no sólo había cruzado fronteras internacionales, también emocionales. No había hombre de poder que no la deseara o que la quisiera tener por compañera.

En medio del fuego bélico que se cruzó entre Europa y América y todo el re fuego que se germinó causando la Primera guerra mundial, Mata Hari salta al escenario como una dama itinerante que bien podía bailar en Italia, España, Francia o Inglaterra. Así, utilizando su poder de seducción se unió al ejército Alemán el cual la utilizó como una espía de la que nadie podría sospechar. Así, luego de un lleva y trae de información, fue detenida en Francia donde en el mes de octubre de 1917 fue fusilada en la fortaleza de Vincennes. Mata Hari, sinónimo de glamour, fama y finura es recordada hoy como una de las máximas representantes de la traición dentro del fuego cruzado de una guerra internacional.

Sandra Ávila Beltrán y su acompañante al que apodaban “El Tigre”, fueron detenidos luego de descubrírseles un enorme cargamento de drogas en el puerto de Manzanillo. Un imperio de corrupción y drogas se vino abajo en el momento menos esperado y luego de vivir a la sombra de una corruptela gubernativa que la protegía.

Y es que si de mujeres perversas, bellas e inteligentes estamos hablando,la hija del papa Alejandro VI se lleva una muy merecida mención honorifica al ser considerada una de las damas más empoderadas, crueles y agraciadas de la historia. Se rumora que siendo tan encantadora, su hermano César y hasta el mismísimo papa en funciones compartían cama con ella. La ambición por poseer más y más extensiones territoriales hizo que el papa Alejandro diera en matrimonio a su hija Lucrecia a distinguidos monarcas de su tiempo. Ya casados estos hacían todo lo necesario para que el matrimonio no se consumara. El marido moría y al momento engrandecían su imperio. Se habla de que Lucrecia era una ninfómana que mandaba traer a su alcoba hombres cubiertos de su vista. Les pedía compartieran su lecho y luego los dejaba ir. Si la curiosidad le ganaba al amante en turno y descubría su identidad, era condenado a muerte en secreto.

Por muchos años Mata Hari, Lucrecia Borgia, Sandra Ávila Beltrán, la recién capturada Emma Coronel y muchas otras coronelas más, llevaron una vida colmada de lujos y placeres. Se daban el gusto de tener a los hombres más bellos en sus alcobas y desperdigaban dinero como pétalos de rosa en una boda. Vivieron al amparo, como ya dijimos, de una benigna luz gubernamental que protegía sus pasos, aligeraba sus acciones y permitía que sus objetivos se cumplieran al pie de la letra.

Suena extraño, pero muchas de estas damas suelen ser la sal que le da sabor a la historia. La lista es larguísima y callo ahora pues me pesaría ignorar alguna que valiera la pena mencionar. Y es que dentro de esa maldad que siempre procuraron, muchas de ellas se convirtieron en símbolos benefactores en una sociedad sedienta de héroes. Muchas de estas señoras brindaron cuantiosas sumas de dinero a zonas desoladas económicamente. No por nada muchas regiones en las que el narco suele tener su nido, las personas tienen cierto afecto a esos capos de la droga que para el resto, no son más que personas asesinando, por medio de las drogas, a cientos de jóvenes en todas partes del mundo.

Hoy una coronela más ha sido puesta en stop por un tiempo que nadie sabe. Lo que sí es muy cierto, es que su brillo, ese que destellaba a su paso, seguirá en la memoria de muchos. Así, el Diablo bien vestido a la moda, circulaba por las ciudades del mundo maquillado de Lucrecia, de Silvia, de Margaretha, de Emma y de muchas otras. Y es que si el demonio se ha de vestir así para el deleite de muchos, creo valdría la pena verlo más seguido por estos lares. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!