La pluma profana de El Markés

0
25

“¿Viruela sísmica?”

El año 2018 fue el tiempo de pre felicidad. No teníamos idea de que por ahí se cocinaba una cosa tan terrible que con el paso del tiempo, se convertiría en un algo que nos convertiría en seres humanos temerosos imaginando un fin del mundo tan anunciado. Todavía en ese año disfrutamos de las grandes proyecciones de Hollywood, salíamos a los parques, a los supermercados y a los grandes eventos artísticos. A  principios del 2019 un vaho silencioso comenzó a emerger de tierras lejanas. Fue algo así como un rumor, un comentario tal vez mal intencionado o un famoso “meme” que alguien se había inventado. Vimos que era algo bastante serio cuando los médicos lo denominaron Covid 19 y que por redes sociales comenzaron a circular videos donde cientos de personas morían.A partir de ahí nuestros ojos amodorrados acá en occidente, comenzaron a abrirse. Cuando llegó el primer caso a América, supimos que las cartas estaban echadas y cuando arribó a tierras mexicanas, supimos que se aproximaban tiempos difíciles. Los padres comenzaron a mirar  alos hijos temiendo perderlos. Los ancianos, así como los niños, se tornaban entre los más vulnerables. En cuestión de días llegó a mi estado, al tuyo y al de los demás. En un santiamén Puebla comenzó a estar llena de casos positivos, luego Tlaxcala, Chihuahua, Ciudad de México, Monterrey y de pronto, Monclova… ¿por qué Monclova, Coahuila? Y así fue, en esa ciudad del Acero murió una buena cantidad de médicos y el IMSS estaba atestado de pacientes. Era la ciudad del horror, nadie quería pasar por la carretera 57 por ese tramo y así los negocios comenzaron a cerrar y la economía venirse abajo. El panorama para los ciudadanos se tornó oscuro. Nadie deseaba saludar ni recibir en sus casas a personas que venían de dicha ciudad. La discriminación, acompañada de la desinformación hizo pasar tiempos de pesadilla a estas personas. Las decenas se convirtieron en centenas y las centenas en millares. Miles de ciudadanos del mundo murieron por un padecimiento del que ni siquiera los médicos tenían un conocimiento claro. Comenzaron las especulaciones sobre qué país había sido el culpable de tan semejante mal. Donald Trump, furioso por los miles de decesos en los Estados Unidos, culpaba abiertamente a China por la terrible enfermedad que ya era considerada una pandemia.

Todo lo anteriormente descrito es información de dominio público. Tal vez podrías hasta decir que has perdido tu tiempo leyendo algo de lo cual ya tenías conocimiento, sin embargo, ¿estás preparado para una nueva ola de Covid? Porque ya se escucha que una quinta y hasta sexta racha se aproxima a una velocidad incontrolable. Muchos fueron los que se burlaron sin tapujos de dicha enfermedad, bueno, creo que los que no tuvieron algún pariente enfermo o ellos de sí mismos. Todos los que pasaron por el padecimiento y sobrevivieron, son testimonios vivientes de lo terrible que es estar sin oxígeno, medicamento y ser el ojo discriminatorio del mundo… ¿estás preparado para una nueva pandemia? Y este cuestionamiento viene a raíz del movimiento sísmico que está causando una nueva enfermedad denominada viruela símica, y para causar más pavor al público, viruela del mono. Esta viruela símica viene acompañada de horribles y dolorosas ronchas que llenan el cuerpo. Tal y como sucedió con el Covid, se está buscando remediar este mal, analizando enfermos y tratando de dar con el medicamento que pueda controlarla.

La incredulidad es la línea que llevó a millones a morir por Covid, gente culpando al gobierno, a los gobiernos y hasta al Calentamiento Global. Muchos de los que criticaban a los médicos y quienes llegaron al punto de ofenderlos, golpearlos y causarles en diversos casos, hasta la muerte, muchos de ellos ya no existen porque al optar por no vacunarse, una gripe cualquiera se los llevó al pozo.

Hoy estamos en ese punto en el que nos acongoja el que el agua se termine y por otro lado, que esa terrible y temible enfermedad llegue a tocarnos o a nuestros hijos. Ojalá y que si este padecimiento logra arraigarse en este país, no cometamos los mismos errores al creernos los más sabiondos y al final, terminar siendo estadística.

Hoy la viruela símica, que como su nombre lo dice, se le atribuye hasta ahora a los simios, empieza a penetrar territorio nacional. Lo hace silenciosa, callada y sin mucha fiesta. Confiamos en que los médicos sigan buscando ese remedio urgente que necesitamos para tener en casa y saber cómo darle batalla a ese mal.

El sismo que no nos deja mantenernos en pie al día de hoy es uno contenido en un mismo recipiente y que se llama economía, falta de agua, Covid, Viruela del Mono, narcotráfico y cientos de cosas más. Hoy México está en un sismo de carencias de las que creemos poder salir si todos hacemos una mancuerna humanitaria para cuidarnos a nosotros mismos.

El sismo parará justo cuando tú que ahora lees y yo que ahora escribo, nos demos cuenta que todo mal proviene casi siempre de nosotros mismos y no de una causa espacial, celestial o como una de las maldiciones de Nostradamus. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!