La pluma profana de El Markés

0
33

Depredación migratoria

Dicen que a río revuelto ganancia de pescadores, y ya lo creemos que sí cuando esta tremenda oleada de migrantes ha causado que los depredadores de personas hagan su agosto en pleno enero.

Si hablamos de tráfico de personas, México es el rey y Coahuila su príncipe. Considerando que este estado es una frontera lo bastante vulnerable, es por ella por donde ya no sólo se trafica con estupefacientes, también con cactáceas en peligro de extinción, niños y hasta con mujeres provenientes del sur con destino a los Estados Unidos. Chihuahua Tamaulipas, Nuevo León, Sonora y Baja california Norte son la bendita frontera por la que con toda la impunidad permitida, muchos hombres comercian con personas del género femenino. Desde hace mucho tiempo se oían rumores del gran beneficio económico que significaba la venta de una mujer a un extranjero. Igual se sabe que en los Estados Unidos existen redes de trata de blancas con una telaraña tan bien construida, que ni las autoridades han podido pararla. Una gran mayoría de las mujeres “exportadas” son traídas desde estados vulnerables, económicamente hablando, estados como Tlaxcala, Oaxaca, Michoacán, Tabasco y otros en los cuales los proxenetas tienen ciertos “permisos” para llevar damas para su venta. Suena ridículo, pero el precio de una mujer aumenta si es menor de edad y si su virginidad es comprobada y certificada.

Siendo el país de las barras y las estrellas el más poderoso del mundo, son el destino más redituable para quien se ocupa de estos negocios que tienen qué ver con el tráfico humano. De manera clandestina llegan a México y a otros países sudamericano una centena de mujeres provenientes de países orientales y de los Países Bajos. Una buena cantidad de ellas se quedan en clubes y bares de las grandes metrópolis mexicanas y sudamericanas, mientras que otras más son enviadas a destinos norteamericanos, todo bajo el amparo del hampa y de líderes gubernamentales encubriendo dichas acciones.

Brasil, Colombia, Ecuador y Perú son las naciones con el índice más elevado de trabajadores sexuales que no son nativas de dichos países. Lo que es la república Mexicana, Monterrey, El Estado de México, Puebla y la Ciudad de México son las entidades que más cobijo dan al mercado sexual.

Si se habla de un mercado local, es el estado de Tlaxcala por antonomasia el líder. Existen familias tlaxcaltecas dedicadas a este comercio y de ello viven. La gente lo sabe, el gobierno lo sabe y con todo y ello las niñas están condenadas desde muy chicas a irse creando una idea de que de un momento a otro podrían ser llevadas por un proxeneta.

A últimas fechas el asunto de la migración internacional en América ha dado un vuelco impresionante. Los comerciantes sexuales han advertido que la situación migratoria es tan escandalosa y tan fuera de control, que han dado con el negocio perfecto. De un tiempo acá, muchas jovencitas han desaparecido de entre ese montón de personas buscando asilo en los Estados Unidos. En un inicio habían sido los hondureños, guatemaltecos y otras nacionalidades los que decididos pasaban por cientos a través de la frontera sur de México. Fue ahí cuando los traficantes de mujeres comenzaron a dar sus primeros asaltos. Muchas mujeres, sin opciones y a expensas de delincuentes que amenazaban con asesinarlas, optaron por irse voluntariamente al mundo de la venta de sexo; sin embargo, una buena parte de ellas fueron reclutadas en contra de su voluntad.

El mundo haitiano de pronto se convirtió en tendencia cuando comenzaron a viajar en masa hacia la frontera. Muchas ciudades fronterizas comenzaron a llenarse de haitianos amenazando con entrar en montón a la tierra de Biden, sin embargo, cientos de ellos fueron repatriados por aire hasta Puerto Príncipe. Otros muchos optaron por quedarse en México y hacer vida en esta nación.

Dicen que a río revuelto ganancia de pescadores, y como ya dijimos anteriormente, la delincuencia ha tomado todos los dulces que se les vinieron encima cuando la enorme piñata de la migración sudamericana y haitiana se rompió y los líderes de las naciones no supieron cómo controlarlo todo. Para fortuna de muchas de estas mujeres, han aparecido algunos mexicanos que han aceptado hacer vida con ellas. Han tomado la negativa norteamericana como una opción de vida. Volver a Haití es para muchos de ellos el retorno a la violencia, al miedo. Muchos se han dado cuenta que México es una oportunidad de vida y siendo así muchos de ellos que han logrado a acomodarse en diversos empleos.

México ha sido siempre un país de puertas abiertas y de oportunidades para quienes así lo deseen. Es bien sabido que el holgazán puede morir de hambre hasta en los Estados Unidos. El Sueño americano no es otra cosa que arduo trabajo, sólo así se cristalizan los sueños. Hoy, para muchos migrantes el sueño americano ha concluido en México y tornar es algo que no tienen en mente. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!