La pluma profana de El Markés

0
19

“Sexschool”

¡Sexo en las escuelas primarias y secundarias! ¿Qué os sorprende? La corrupción no tiene épocas, tiempos o períodos en la historia, siempre ha existido. Ahora, no hablo sobre sexualidad entre compañeros, aunque ese es otro asunto que se cuece en una olla distinta a la que pondremos ahora en el fogón, sino maestros, administrativos o intendentes que han sido descubiertos atentando sexualmente del alumnado.

En los años ochenta se estrenó con gran éxito la película “Siete en la mira”. De pronto vimos ahí a un Mario Almada buscando a siete motociclistas criminales que se habían atrevido a meterse ya no sólo con su familia, también con una comunidad texana lo bastante tranquila. A lo largo de más de una hora se vivió en las salas de cine toda una emoción tan palpitante que hacía ponerse a la orilla de la butaca… justamente es eso lo que deseamos ver ahora que la justicia empiece a buscar culpables de los delitos que citamos al inicio de esta columna.

Siete son los estados que están en la mira de la justicia: Estado de México, Oaxaca, San Luis Potosí, Morelos, Baja California, Ciudad de México y Jalisco. Las modalidades del abuso se han manifestado en una gama tan diversa, que de sólo saberlo, se escandaliza el alma. Y es que los padres de familia piensan en todo, menos en el hecho de que sea en un aula escolar donde se ejecuten actos tan irreverentes, malvados y condenables. Si creía que sólo al Marqués de Sade se le podría ocurrir atentar contra la pureza de los niños o de la juventud dentro de oscuros monasterios o elegantes castillos franceses, hoy nos hemos dado cuenta que todo eso que por mucho tiempo se leyó en esas obras literarias, fue tan real en tiempos pre pandemia covid 19.

Son muchos los niños que son atosigados por el horror de ser vulnerados en casa. Desprotegidos y amenazados muchas veces por sus propios padres, son víctima de las peores bajezas al seno del hogar. Muchas veces son los maestros quienes con inteligentes sondeos, logran el testimonio de los pequeños; desafortunadamente muchos de estos casos quedan impunes. Los padres terminan sacando a sus hijos de tal o cual escuela y la criminalidad continua en la oscuridad. Muchos de ellos soportan la crueldad hasta llegar a una edad en la cual pueden escapar. Intentan llevar una vida normal, aunque lograrlo les cueste terapias u otros tipos de tratamientos. Otra buena parte de niños padece de abusos en la calle, abusos a mano de adolescentes que bajo amenazas piden guardar silencio. Es así que, acorralados por un lado o por otro, es la infancia la comunidad más vulnerada y vulnerable. Su capacidad para defenderse es casi nula.

El informe en el cuál se basa y se cita los actos ocurridos en diversas escuelas en estos siete estados del país, es lo bastante escandaloso. Hay casos en los cuales, los mismos vecinos han visto desde sus casas, a decir, desde sus balcones, patios o techos, diversas acciones sexuales. Algunos casos se mantienen video grabados, mientras que otros están basados en testimoniales que desafortunadamente tiene un valor casi nulo en un proceso judicial por ser una prueba muy débil.

El contenido sexual que comúnmente se encuentra en páginas de pornografía infantil, los videos muestran a pequeños con uniformes escolares. Pareciera increíble, pero son los videos más cotizados en el mundo de la obscenidad.

Los niños son como un barro suavísimo sobre el cual se puede grabar todo lo que se desee, sin embargo, se debe estar consiente que dichos grabados no son temporales, que son para siempre e influyen en las decisiones que puedan tomar a los dieciocho, a los treinta o cincuenta años. Las palabras y las acciones que se infringen sobre los pequeños, sean buenas o malas, positivas o negativas, suelen ser un canal a las decisiones del futuro. Es así que mediante nuestra educación o nuestras actividades frente a ellos, es como vamos formando el futuro de esos que un día van a gobernarnos.

La situación de los niños hoy es semejante a lo que se vive en ese conflicto en Medio Oriente. Específicamente en la franja de Gaza y Jericó, ese diminuto extracto de tierra que todos desean poseer y que en el intento han causado un terrible genocidio que no ha parado desde hace años. Hoy los niños están cautivos entre dos elevadas columnas; la primera de ellas, el mal infringido en las aulas escolares y la otra, la que padecen en casa a manos de padres insensibles y abusadores.

Siete son los estados que están en la mira de la justicia, sin embargo, somos nosotros como seres humanos, los que deberíamos convertirnos en gendarmes de nuestra infancia. Detectar las señales de alarma que nos digan que nuestros hijos están padeciendo algo a manos de algún maestro, compañeros o del mismísimo cónyuge con quien dormimos.

Hoy la infancia está aterrada en un mundo real y virtual. Las amenazas les llegan de todos lados. Hoy ya no es suficiente con tenerlos en casa. Las redes sociales y lo que circula en internet es un veneno terrible que puede adueñarse hasta de sus decisiones. Vire su rostro, olvídese por un momento de usted mismo… ¿Dónde está su hijo ahora? ¿En su habitación? Con toda seguridad sí, pero su mente no estará ahí, seguro viaja en pos de algún extraño consejo que alguien le dio y mediante el cual está por tomar un fallo importante, ¿sabe usted cuál es? Acérquese antes de que sea demasiado tarde. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!