Fotos muestran notas que Trump supuestamente tiró al inodoro

0
22

WASHINGTON.- Las imágenes obtenidas para un próximo libro sobre la presidencia de Trump parecen mostrar documentos rotos flotando en los inodoros, lo que respalda los reportes de que Donald Trump trató de destruir el papeleo presidencial al tirarlo por el inodoro.

Las fotos, compartidas por la periodista del New York Times Maggie Haberman y publicadas por Axios, muestran fragmentos rotos de documentos escritos a mano flotando en dos inodoros distintos, uno en la Casa Blanca y el otro en un lugar no especificado visitado por Trump en un viaje al extranjero.

Si se demuestra que muestran lo que afirman las fuentes de Haberman, las fotos proporcionarían más pruebas de que Trump destruyó o intentó destruir registros presidenciales que podría haber estado obligado a conservar legalmente.

Además de las historias de que el presidente atascaba los inodoros de la Casa Blanca con documentos, informes anteriores han incluido historias de que Trump habitualmente rompía documentos después de las reuniones, y dejaba los fragmentos para que los ayudantes los pegaran de nuevo para que pudieran ser enviados a los Archivos Nacionales, como lo exige la Ley de Registros Presidenciales.

La ex asesora Omarosa Maginault Newman incluso ha afirmado que, en una ocasión, el entonces presidente masticó literalmente un documento sensible para evitar que se hiciera público.

Más o menos al mismo tiempo que surgieron estas alarmantes historias a principios de este año, se supo que Trump se había llevado múltiples cajas de documentos -algunos de ellos clasificados- a su complejo turístico de Mar-a-Lago, en Florida, en lugar de presentarlos para su conservación oficial.

La noticia provocó una citación de los fiscales del Departamento de Justicia para determinar si se había violado la ley de registros.

NO ES EL ÚNICO
Trump no es el único miembro de la Casa Blanca cuyo manejo de los documentos y las comunicaciones ha sido objeto de un examen jurídico.

Su hija Ivanka, que ejercía de asesora oficial, se comunicaba con otros miembros del personal de la administración utilizando un servidor de correo electrónico privado; su antiguo asesor comercial Peter Navarro, que desempeñó un papel clave en el intento de anular las elecciones de 2020, está siendo demandado por el Departamento de Justicia por los correos electrónicos enviados y recibidos en un servidor de ProtonMail.

Los fiscales argumentan que está “reteniendo indebidamente registros presidenciales que son propiedad de los Estados Unidos, y que constituyen parte del registro histórico permanente de la administración anterior”.

También está en la mira el último jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, a quien la testigo del comité selecto del 6 de enero, Cassidy Hutchinson, dice haber visto quemando documentos en una chimenea de la Casa Blanca después de una reunión con un congresista republicano.

El manejo displicente de los registros por parte de Trump y sus colaboradores se contradice con la larga persecución de su partido a Hillary Clinton por utilizar un servidor de correo electrónico privado durante su etapa como Secretaria de Estado.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!