“Un cambio verdadero”

0
604

Sin dudarlo lacertidumbre es el rasgo humano más importante, porque permite desarrollar nuestras ideas, mejorar nuestra situación y esperar un mañana brillante.

La evolución, los cambios o los nuevos amaneceres siempre nos darán un tiempo de respiro. Es un cambio de hogar, de escuela. Es el introducirse en una nueva esfera emocional que de aprovecharla, nos permitirá sacar de nosotros lo más noble. Claro, dichos cambios sólo aparecen  en nuestra vida si nosotros nos proponemos ser parte de dicha evolución. Son muchos los que dicen que el nuevo presidente de la república mexicana será un caos a la nación, sin embargo parecemos olvidar que la gran mayoría de los connacionales optaron por seguir una nueva idea, esa idea del cambio que tanto se ha escuchado. No hablaron los mexicanos, habló la democracia. Habló un pueblo sediento de justicia que sigue creyendo. Se cree con todo y las heridas que han dejado otras muchas promesas que jamás fueron cumplidas.

Por muchos días el dirigente de MORENAenarboló la bandera en cuya cara se leía la frase “Un cambio verdadero”. El cambio radical que Andrés Manuel López Obrador ha llevado por todo el país ha tenido tanta fuerza que literalmente lo llevó a un contundente triunfo electoral hace poco menos de una semana.  Desafortunadamente son muchos los “Morenistas” que llenos de un sobreabundado orgullo se han desbocado poniendo en mal las verdaderas razones de ese cambio verdadero. Más de uno se enteró de la vanagloria de la candidata al Senado por Mexicali, Baja California, Alejandra León. Borracha y fuera de sus casillas ofendió y despotricó a sus ex contrincantes panistas y priistas en la lucha por la diputación.Personajes como ella son los que manchan el lienzo del nuevo comienzo.

Los cambios nunca serán sencillos ni de corto plazo cuando las modificaciones o las malas costumbres llenan las actitudes del ser humano. De nada servirá toda una buena intención de un gran líder si sus subalternos o quienes serán su mano derecha están echando a perder el triunfo con su operación hormiga de malas actitudes.

Esto me hace recordar algo que me sucedió no hace muchos meses, si acaso allá por febrero o marzo del año en curso. Venía acompañado de un buen policía ministerial con quien había hecho muy buenas migas luego de un largo recorrido por algunos lugares de la Región Carbonífera por lo del pago del programa Oportunidades. Durante la Conversación, que por cierto fue muy variada, nos estacionamos en el asunto del por qué existe tanta perversión en la iglesia. Muchas veces la tergiversación de la doctrina o los ideales políticos dan al traste con las mejores pretensiones.

La doctrina cristiana y los ideales de un partido político siempre llevan en su seno ideales de crecimiento físico y espiritual. Lo malo viene cuando sus líderes los convierten en una vasija cargada de intereses personales.

Lo que en un inicio se creó con mucha nobleza, termina en una actitud en la que se arrastra la cobija y se ensucia el apellido por una corrupción que entra de a poco en el alma del hombre.

 

La realidad hoy en día es que tras el resultado de las nuevas elecciones debemos considerar que somos mexicanos, muy mexicanos. El serlo nos pone jubilosos porque sabemos que nada ni nadie podrán mermarnos esa paz tan hermosa por un nuevo comienzo. Con todo y que la maldad pareciese no dar pausa a quienes simplemente deseamos con todo nuestro corazón vivir en armonía, aun con todo ello buscamos en los ojos de nuestros semejantes el buen espíritu de la hermandad. Dejemos todo en mano del de arriba pero no dejemos de actuar con sobriedad. El cambio verdadero viene de dentro hacia afuera y no viceversa. Hoy Dios nos da la oportunidad de nacer de nuevo y volvernos como niños pequeños, infantes cegados por la ausencia de rencor, apatías y caras tristes. Hoy es tiempo gozar de los que amamos, exprimirles hasta la última gota de su cercanía, irradiar nuestro placer para contagiar así el sentimiento positivo que podamos llevar con nosotros.

Para empezar debemos repasar nuestro ayer para modificar el futuro, será entonces cuando surja el cambio verdadero

Conservemos la fe y la esperanza, únicas herramientas indispensables para el alma.

Dios nos ha extendido un sinnúmero de obsequios, asegurémonos de merecerlos, hay que pedir perdón si hemos herido, perdonar a quienes nos han lastimado y corregir las acciones que en el pasado han menguado nuestra entereza y nuestra espiritualidad.

Procuremos ser buenos mexicanos y no seguir ensuciando el apellido nacionalista con acciones que sigan haciendo pensar a los de afuera que somos sucios y derrotistas. Olvidémonos de andar por la vida causando tristezas y compasiones, evitemos ser vistos como seres humanos cabizbajos llevando consigo una cobija cargada de pesadumbres y desasosiegos. La vida no es sencilla, pero tampoco es una maldición. Finalmente nuestra estancia en el planeta es tan momentánea como un respiro. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!