“¿Y si la guerra continúa?”

0
542

No ha habido nada peor para los mexicanos en lo que va del año que ese sentimiento de confusión que nos han ido dando las diversas situaciones mundiales, en particular ese inexplicable conflicto con nuestros vecinos los yanquis. Nos ha podido muy profundamente ver esas historias reales de nuestra gente caminando con ánimos derrotados y por montones en los puentes internacionales. Bien podríamos hablar de la frontera en Tijuana, Ciudad Juárez, Piedras Negras o Nuevo Laredo. Las deportaciones hasta el día de hoy continúan y por ser tan constantes se han convertido en algo a lo que desafortunadamente nos estamos acostumbrando y por ende olvidando. Nos estremecen las consecuencias, todo reflejado en hombres llorando por sus hijos y esposa, mujeres desesperadas por sus maridos; ocasionales suicidios causados por la horrible depresión causada por la soledad y la impotencia… y ni qué decir de los crímenes de odio.

Los cambios en la política extranjera han empezado a golpearnos de frente, pero también nos han pasado por un lado y, cual toreros expertos, hemos sorteando como lo haría el lidiador la aguda cornamenta. De darnos de frente, dichos porrazos bien podrían volvernos mucho más fuertes o bien hacernos entender que no podemos seguir viviendo en una pereza emocional por el resto de nuestra vida. Los desafíos muchas veces producen cambios notables.La historia de la humanidad nos duele como si fuese algo muy personal. Lo cierto es que todos somos uno lo queramos o no. No es posible que permanezcamos indiferentes a lo que pasa ya sea en Medio oriente o aquí en nuestras propias comunidades.

A pocos meses de iniciado este año no deben caber en nuestras mentes cosas denigrantes y mucho menos desesperantes por más oscuros que parezcan los panoramas… es marzo y aunque este mes esté más loco que el mes que se fue con todo y que Corea ande de buscapleitos con medio planeta, no debemos dejar que se nos escape el calor de nuestras almas… si tenemos vacíos los bolsillos, igualdebemos de proveer nuestrocarcaj emocionalcon buenos deseos… podremos tener medio vacía nuestra mesa, pero jamás hambre… creo que lo más valioso de todo es que tenemos una fe grande en que las cosas irán mejor si nos aferramos a un patriotismo real, tangible. Tenemos una familia con quien regocijarnos y con quienes nunca nos sentimos solitarios. Tenemos un sinnúmero de amigos secundándonos a cada paso que damos, cuidándonos sabiamente… nada mejor que ver los albores de la primavera teniendo la seguridad de que se está rodeado de personas creadas justamente para cuidarnosy aun cuando el frio de la injusticia social, económica y de seguridad parece caernos encima de un modo inmisericorde, aun cuando nos duele nuestro México y nos cale ver las calles vacías a horas tempranas y nos pueda no poder admirar con serenidad las lunas invernales, con todo y eso confiamos ciegamente en el poder de Dios para cubrirnos.

A más de uno nos ha conmocionado el desafío que tienen los cubanos que han quedado varados en nuestro país. Muchos desesperadamente siguen buscando el modo de ingresar en territorio Estadounidense mientras que otros han solicitado el asilo en México y en otros países centroamericanos. El día de hoy vimos con sorpresa cómo algunos de ellos crearon un restaurante en Nuevo Laredo en el que comenzarán a vender comida cubana… los países están llenos de migrantes, ¿qué país es completamente virgen en cuestión racial?… nos falta mucha humildad para aceptarnos como hermanos.

En sí la humildad es un sentimiento lo bastante puro que nos dobla las rodillas ante nuestro hermano. El servicio nos hace desprendernos del orgullo y las banalidades, nos purifica y despeja dejándonos lo necesario, dándonos la opción a dar a los demás de lo nuestro.

Nuestra alma es una enorme alcancía. Día con día ponemos en ella actitudes, acciones y reacciones. Nuestro carácter se refleja en base a dichos ahorros… sabemos que de la abundancia del corazón es la actuación de nuestros miembros. Caminamos por los caminos de la rectitud porque en nuestra alma hay un sentimiento perene por lo bueno o por el contrario, corremos hacia la maldad porque nos hemos encargado de ahorrar sentimientos carroñeros y dañinos.

Somos mexicanos, hermanos míos, muy mexicanos… y el serlo nos pone jubilosos porque sabemos que nada ni nadie podrá mermarnos la paz… aun cuando la maldad pareciese no dar tregua a quienes simplemente deseamos con todo nuestro corazón vivir en armonía, aun con todo ello buscamos en los ojos de nuestros semejantes el buen espíritu de la hermandad.

No hace mucho leí una novela de Herman Hesse, un talentoso escritor. Su historia titulada ¿Y si la guerra continúa? Dicha historia lleva un sentimiento de desesperación del autor por la situación bélica que en sus tiempos experimentó, es en sí uncáustico y a veces espantoso símbolo, esto es, el del hombreatado a los elementosbestiales de la dominación, la hostilidad, la autoridadviolenta yatribuida, elsalvajismo demencial y aterrador de los hombres.

Hoy la tecnología nos permite comunicarnos en un santiamén con quienes se encuentran lejos.Busquémoslos y deseémosles lo mejor, extendámosles nuestro amor y caridad… amémonos los unos a los otros para que podamos alcanzar en su debido tiempo esa paz emocional que mucha falta nos hace.

Hoy las potencias nucleares se han estado picoteando la cresta mientras que el resto del mundo nos hemos vuelto simples espectadores. El hombre tiene una vasta historia de donde aprender para no volver a cometer los errores que han llevado al mundo a vivir una primera y una segunda guerra mundial; sin embargo, se siguen cometiendo barbaries en otras partes del orbe… ¿y si la guerra continúa? Esa sí que es una buena pregunta, por lo menos en nuestro país sí, en la que la guerra contra el crimen y el narcotráfico continúa sin tregua… no se podría decir a ciencia cierta quienes son hasta hoy los vencedores o los vencidos, pero lo que sí se puede saber es que estamos vivos para contarlo… como dijera Albert Einstein “No sé con qué armas se luchara en la III Guerra Mundial, pero la IV Guerra Mundial será luchada con palos y piedras”… Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!