Un juego de niño le costó la vista a Agustín (VIDEO)

0
241

NUEVO LAREDO.- Con frío o calor, Agustín Valderrama, de 53 años de edad, día con día se gana el pan pidiendo donativos en un crucero, ante el infortunio de su invidencia.

En su infancia, don Agustín platicó que en un juego de niño se picó el ojo derecho con un clavo, esto provocó que lo perdiera y luego de dos años, también perdió la vista de su segundo ojo, quedando en la penumbra para siempre, pues ante la falta de recursos, nunca tuvo solvencia para atenderse y al menos mantener la vista de un ojo.

José es su amigo de años, quien le ayuda a andar en los cruceros donde “trabaja”, lo guía a las ventanillas de los coches para poner el vaso para el donativo, pues aunque dice ser independiente, necesita ayuda para no atravesarse entre los coches, pues hay quienes se molestan que esté en este lugar pidiendo dinero.

Agustín relató que ha escuchado de todo, lo insultan, le dicen que es mentira que está ciego y que sólo estorba a los conductores, pero dice ser la única manera honrada de poder ganarse la vida, pues desde hace algún tiempo que dejó de trabajar en una fábrica de trapeadores, donde le dijeron que había quebrado y ya no había más trabajo.

Cuando más joven, aprendió a utilizar el palo de invidente, un hombre de Laredo, Texas, dice que le enseñó, además de eso estuvo practicando braille, el lenguaje de lectura para las personas ciegas, el cual dice entenderle bien, pues estuvo estudiando durante seis años, y durante ese tiempo también logró aprender a tocar la guitarra.

Dice que tuvo que aprender a subirse a los camiones, allí tomaba su instrumento de cuerdas y lograba ambientar el trayecto de los pasajeros para ganarse las monedas, pero después que colocaron barras en las puertas del transporte, ya muy pocos lo subían, allí se terminó su ingreso económico, lo que terminó por llegar a pedir dinero en los cruceros arriesgando la vida.

Platicó en la entrevista que sí se casó, pero de un tiempo si esposa, con quien no procreó ningún hijo lamentablemente murió y se quedó solo, de familia sólo tiene a su mamá y hermanos, pero señala ser independiente de ellos, sólo su amigo José lo acompaña cuando va a los cruceros, para no atravesarse de más a los conductores.