“Rubén, una lente espinosamente anti duartista”

0
211

Una imagen dice más que mil palabras. Eso le quedó muy claro a un Javier Duarte que tomado por la lente de Rubén Espinosa Becerril, lo convirtió de la noche a la mañana en el hazmerreír de todo un país.

Sin duda alguna ese 16 de febrero del 2014 fue crucial para un fotocorresponsal que veía por fin y en portada de la revista Proceso,esa imagen que evidenciaba la viva efigie del opresor, del déspota, del autócrata que creyó sería por siempre intocable. Su posturaera atrevida, retadora, mirada fija en un punto cualquiera. Andaba como portando un cetro de poder intimidatorio. Vestía una camisa con el nombramiento bordado de “gobernador” y una gorra de la SSP. Fajado y con un voluptuoso vientre desparramándose por encima no lo dejaban muy bien parado cuando cuidaba hasta el último detalle de su persona. Para su infortunio los fotógrafos siempre acertaban en sus diferentes expresiones que por cómicas pasaron a ser tan famosas en las redes sociales.

Rubén Espinosa se dio por enterado que su vida estaba al filo de la navaja cuando ya en la Ciudad de México no había sitio a donde fuera en la que no se topara con personas de porte erguido y desafiante que con la pura mirada le hacían saber que estaba siendo vigilado.

“Tengo perfectamente claro que quien me persigue es el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Ese hombre es fan del dictador Franco. Por eso temo por mi vida. Por eso salgo huyendo de ese Veracruz, no quiero ser el número 13, además de que es de mala suerte”.

Muchos sabemos lo que sucedió el 31 de julio del 2015 en aquel departamento de la colonia Narvarte. Rubén y la también activista NadiaVera Pérez fueron golpeados hasta el cansancio y rematados con un disparo…¿qué piensa una persona inocente y torturada mientras se encuentra de bruces en el suelo? ¿Llorará por su vida, por su familia o por un México perdido y sobajado por la vulgaridad?¿Qué siente un veracruzano cuando sabe que uno de ellos ha sido victimado por el propio gobierno? ¿Qué siente un mexicano escupido en el rostro  por otro cuando noblemente le ha dado su voto?

“La muerte escogió a Veracruz como su casa y allí decidió vivir”, expuso Rubén en otra ocasión, sin pensar que ésta lo seguiría hasta la Ciudad de los Palacios… sin duda alguna el hombre olfateaba la muerte, ésta lo acompañaba a todas partes, desayunaba con él, comía con él y luego de cenar igualmente con él, lo acompañaba a dormir…

Rubén Espinosa siempre fue una chancaquilla en el trasero de la corrupción veracruzana, incomodo e intolerable para quienes por mucho tiempo habían obrado sin sombras y al amparo de la impunidad. Siempre supo que su compromiso nunca fue a favor de algún partido político, sino con el periodismo, consigo mismo y como un testigo nato para develar el proceso de la historia.

Es bien cierto que no es tanto la crítica soez lo que incomoda a los autócratas y poderosos, sino el dejarlos evidenciados en sus debilidades, en sus defectos y ser tomados como parte de un ridículo nacional… verse ahí, en el esplendor de todas sus carencias físicas y de tiranía, hicieron que Rubén Espinosacayera de la gracia de un gobernador que hiciera hasta lo imposible hasta saber que aquel hombre que públicamente lo había humillado estuviera muerto.

Ser parte de la comitiva del entonces dirigente veracruzano seguramente fue mucho para un hombre tan honesto como Espinosa que había ido por la vida buscando una gran oportunidad como fotógrafo. De entrada sabía lo que era y de lo que así mismo era capaz de lograr. Su trabajo quedó evidenciado en todas aquellas imágenes que pintaron la campaña electoral que llevó al triunfo a Duarte… Qué fácil hubiera sido seguir ahí, con los hombres de poder y bien pagado… pero Rubén siempre fue otra cosa y apenas sintió lo fangoso bajo sus piescomenzó a fraguar su escapada cual Séneca ante el despotismo de Nerón. Qué fácil hubiera sido emprender la retirada y callarse, pero no fue así.De un día para otro abandonó el cabildo y se hizo a la tarea de dar batalla desde su trinchera, con su lente y de la mano de otros activistas a un gobierno encumbrado en el poder que violentaba los derechos de la prensa, estudiantes y maestros.

Revolucionario de la lente y emprendedor combatiente contra las ilegalidades lo hicieron vulnerable y estar a cada momento en la mira de sus enemigos. Era unfotoreportero que concebían las causas, las luchas sociales como algo necesario para el cambio. Él mismo se definió molestoso y obstinado, “una piedrota en el zapato”para los malos.

México es uno de los países de mayor peligro para ejercerprensa, con más de cien comunicadores exterminados y más de 30 desaparecidos en la última década. Veracruz se adjudica 17 periodistas muertos y otros tantos desaparecidos durante el gobierno de Duarte.

Siempre resultó una verdadera contradicción el hecho de que un hombre como Duarte hubiese llegado a la gubernatura utilizando lo que era la libertad de expresión en la urnas y que luego de estar ahí, en lo más alto de laautoridad de su natal Veracruz, reprimiera utilizando la fuerza y vedado ese mismo derecho que lo había llevado hasta ese punto de poder.

Rubén Espinosa fue espinoso para unos como admirado por otros. Su legado y su profesionalismo a varios años de su muerte ha logrado que grandes fotógrafos hoy en día se entreguen de un modo mucho más pleno y completo al mundo de la imagen verídica… fotógrafo no es aquel que presuntuoso trae una cámara en la mano, es aquel que abraza con pasión lo que sus ojos ven, lo que su alma acepta y lo que su dedo en clic atrapa. Hoy día el fenómeno Espinosa se ha vuelto tan viral que cada vez son más los que han emprendido esa lucha contra la intolerabilidad de un gobierno que a todas luces quiere acallar que hace mucho México ha dejado de ser democráticamente libre. Adieu.