“Nuestros pequeños migrantes”

0
258

“Dejad que los niños se acerquen a mí”… sin duda esta es una de las frases más representativas, emblemáticas e icónicas del profetaGalileo y al que el mundo cristiano conoce como Jesús. Para infortunio del género humano en la actualidad dicha expresión ha sido manipulada y utilizada al antojo de quienes en su afán de lucrar con el más débil, la han hecho muy suya.

Por un lado el mundo sexual de una religión que por años ha intentado encubrir a un sinnúmero de sacerdotes que a su antojo han vituperado, mancillado o violado la dignidad de un universo infantil que ha sido sacado de golpe de su inocencia para ser llevados a su destrucción psicológica; por otro lado los traficantes de personas, esos que aprovechando los descuidos de los padres sustraen del seno familiar a los infantes para comerciar, en muchas ocasiones, con sus órganos. Por último están los que aprovechando las migraciones los toman en diferentes sitios del país para explotarlos.

En su intento por cruzar la frontera, los niños migrantes son muy vulnerables a la explotación, a la trata y a ser torturados por la delincuencia, por lo que la defensade sus derechos siempre ha tenido vital importancia para la UNICEF en México.

Hablando de la criminalidad, la niñez se ha convertido en un negocio tan rentable como ha llegado a serlo el narcotráfico y la trata de blancas. No somos ciegos, atrasados mentalmente tampoco;nos hacemos tontos que es muy diferente y no lo expreso sólo como un antojo, sino como una cruel realidad que vemos soslayadamente por la simple razón de que nuestros hijos están en casa, si no es jugando Xbox , sí en el cine, en el centro comercial con sus bestfriend o en el mejor de los casos haciendo sus respectivas tareas. El tener la seguridad de que los nuestros amparados están en casa nos colocan en una zona de confort que veda lo que pasa a nuestro alrededor.

No hace mucho el papa Francisco apuntó que la esclavitud en modo alguno estaba abolida, que estaba a la orden del día. Habló de la explotación de trabajadores, de niños y mujeres en talleres clandestinos y puntualizó:

“En esta ciudad (apliquémosla a la nuestra) hay chicos en situación de calle, desde hace años. Hay muchos y esta ciudad fracasó y sigue fracasando en librarnos de esa problemática”

México, por ser un país que no es el fin, sino un medio, una catapulta para muchos migrantes, le ha sido imposible frenar esa enorme migración procedente de los países hermanos del sur. Hasta hace muy poco se tomó en cuenta que eran cientos los pequeños que viajando solos se aventuraban en una travesía muchas veces trágica en la que si no todos, sí un buen número terminaban amputados, violados, explotados y en el peor de los casos asesinados… es por ello que para la UNICEF es básicogarantizarque estos niños y niñas adopten un trato digno por parte de las mandos al momento de retornarlos a la línea divisoria en su retorno, que les sean respetados sus derechos y les sea asegurada la reunificación al hogar. En la teoría esto suena mucho muy ideal, pero en la realidad la crueldad y el trato que se les da en muchas de las instituciones que deberían ampararlos, es por demás vergonzoso. Lo peor viene cuando muchas de las autoridades que son llamadas para darles protección a estos pequeños migrantes, están coludidas con el crimen para facilitarles el manejo de sus vidas.

Según el Instituto Nacional de Migración, el país del norte retorna al nuestro más de cuarenta mil niños. Muchos de ellos ni siquiera llegan al hogar de donde salieron. Muchos terminan en las calles a expensas de narcotraficantes o de explotadores que recaudando a muchos de ellos de diferentes partes del país, son llevados al campo para trabajos forzados, afábricas, a prostituirse sexualmente o a pedir dinero en las populosas calles de las ciudades de la república.

Si nos ponemos a analizar en las causas que llevan a los niños a salir de casa, nos toparíamos con un centenar de razones, pero las más conocidas sin lugar a dudas es el escapar de la violencia familiar, el de mejorar la vida de sus familias y el más conocido, el ir en busca de algún familiar que se encuentra en la unión americana. Desafortunadamente su ideal de viaje se trunca cuando en el camino o en el lomo de la Bestia se topan a un montón de trúhanes que si no los tratan verbalmente mal, si los utilizan como esclavos.

Somos muchos los que a sabiendas de esta gran problemática en la que vivimos nos hemos convertido en ciegos para no ver; sordos para no escuchar las cientos de advertencias y mudos para no hablar cuando nos enteramos de que tal o cual persona está cometiendo actos ilícitos.

Es una imagen muy desafortunada el ver a pequeños centroamericanos sumidos en el narcomenudeo, personas que a su edad su destino no debería ser otro que la escuela, el hogar o sencillamente la felicidad junto a sus padres.

Durante el gobierno de Obama y a inicios del de Donald Trump, las inspeccionesmigratorias en todo lo largo de la frontera con los Estados Unidos se han agravado muy notablemente. Hemos escuchado de padres separados de sus familias y madres echadas a México sin darles oportunidad de ver a sus hijos. Se ha escuchado de niños estadounidenses que al ver que sus padres han sido retornados a México, han emprendido su cruce a nuestro país para encontrarse con ellos.

Como se ha dicho, los niños y niñas que optan por cruzar la bordeline en solitario pueden sufrir peligrosastransgresiones a su integridad física y a sus derechos humanos. Por su edad y por la débil constitución de sus cuerpos, los niños migrantes pueden padecer accidentes como sofocación, deshidratación en el desierto, heridas causadas por los matorrales y en el más indeseable de los casos, ahogados en el río Bravo, entre muchas otras cosas.

Termino apoyando las palabras de Thomas Alba Edison cuando dijo que La no violencia guía a la ética superior, la cuál es la meta de toda evolución. Hasta que dejemos de dañar otros seres vivos, seguimos siendo salvajes… Adieu.