“Nos defenderemos política y jurídicamente”, advierte Dilma

0
575
Para este fin de semana, se espera que la presidenta vaya a descansar a Porto Alegre, donde tiene un departamento en Bairro da Tristeza. (elobservador.com.uy)

BRASILIA, Brasil.- El gobierno del presidente interino Michel Temer es “ilegítimo”. Así lo afirmó en el mismísimo Palacio de la Alvorada, residencia presidencial de Brasilia, la mandataria suspendida Dilma Rousseff, en una conferencia de prensa ante los corresponsales internacionales.

Sentada en un escritorio de trabajo propio, pero manteniendo todavía las formas oficiales, Rousseff dijo que el mandato de quien fue su vicepresidente durante dos periodos (2011-2015 y el actual, inconcluso, que debía continuar hasta el último día del año 2018) será “liberal en la economía y conservador en las áreas sociales y culturales”, y denunció, entre otras cosas, la ausencia de mujeres y minorías étnicas en ministerios.

“Hemos de defendernos política y jurídicamente”, afirmó.

La mandataria suspendida, quien mantiene entre sus privilegios el de poder ocupar el Palacio de la Alvorada, dijo que irá “donde la inviten, dentro o fuera del país, para luchar” durante estos 180 días que tiene de plazo el Senado para decidir si la destituye definitivamente del cargo por acusaciones de delitos de responsabilidad fiscal.

“Lo más recomendable para ella sería llamar a elecciones, aun en caso de que sea absuelta en el juicio”, dijo a EL UNIVERSAL Joao Moreira Wall, politólogo de la Universidad de Sao Paulo. “Su capital político está muy golpeado”.

El presidente del Supremo Tribunal Federal, Ricardo Lewadowski, informó que comenzó el plazo de 20 días que tiene Rousseff para presentar su defensa. La defensa de Rousseff evalúa pasearse por los tribunales internacionales y busca hacer pie en dos argumentos: que nadie pudo probar la responsabilidad directa de la presidenta sobre el engaño en las cuentas fiscales del periodo 2014-2015 y el hecho de que su modo de actuar fue el mismo que el de los mandatarios anteriores, quienes no fueron acusados.

En la pelea por el favor de la opinión pública, Rousseff busca imponer la idea de que el gobierno de Temer no tiene una legitimidad sustentada en el voto del pueblo, e intentará movilizar a sus bases viajando por todo el país. Ya dijo, a través de sus redes sociales: “Manténganse movilizados”.

Para este fin de semana, se espera que la presidenta vaya a descansar a Porto Alegre, donde tiene un departamento en Bairro da Tristeza.