‘No nos queremos enfermar, pero necesitamos trabajar para comer’: pulgueros

0
507

NUEVO LAREDO.-Luego de que el Ayuntamiento informó que para prevenir la pandemia del Covid-19, desde este día y hasta el 19 de abril ya no se permitirá que se instalen pulgas o tianguis en la ciudad, un total de 550 comerciantes informales de la pulga de Las Torres ya no pudieron instalar sus puestos como cada viernes, frente a la plaza de Toros Lauro Luis Longoria.

Los vendedores informales expresaron su inquietud porque deben llevar el sustento a su casa, y comentaron que darán un plazo a autoridades para conocer la manera en cómo les ayudarán o en caso contrario se instalarán nuevamente para ofrecer su mercancía y asumirán las consecuencias.

A través de un oficio, el gobierno exhortó a los vendedores a no instalarse en su lugar habitual o cualquier otro donde se pueda aglomerar la gente ya que esto puede aumentar el riesgo de contagio por coronavirus.

Los vendedores informales expresaron su inquietud porque deben llevar el sustento a su casa, y comentaron que darán un plazo a autoridades para conocer la manera en cómo les ayudarán o en caso contrario se instalarán nuevamente para ofrecer su mercancía y asumirán las consecuencias.

Hicieron un llamado a las autoridades para encontrar una solución, pues serán semanas que no generarán dinero para que sus familias subsistan.

“Yo lo que les pido es tener paciencia y alinearnos a lo que nos dice el gobierno municipal, si vemos que no hay repuesta, yo voy a ser el primero que voy a platicar con el presidente, sabemos que tenemos que parar por la ciudadanía e inclusive de nuestra familia, pero sabemos que tenemos que trabajar porque de esto vivimos”, dijo Fernando Cueto Rivera, líder de los comerciantes de la pulga de Las Torres.

“No nos queremos enfermar, pero necesitamos trabajar para comer. Si no trabajamos de ¿dónde vamos a sacar para mantener a nuestras familias?”, expresó una de las comerciantes.

Los comerciantes mencionaron que darán de plazo al gobierno para conocer la manera en cómo les ayudará o se resolverá esta situación, de lo contrario se instalarán y asumirán las consecuencias.

Cueto Rivera comentó que el jueves se les informó que no se les iba a permitir la instalación de sus puesto, lo que causó molestias entre los comerciantes, ya que la mayoría habían surtido, gastando el poco dinero que tenían.

LES PIDEN SUMARSE
El presidente municipal Enrique Rivas invitó a los comerciantes fijos, semifijos y de mercados rodantes (‘pulgas’) a que se sumen a las medidas de prevención contra la pandemia.

El alcalde señaló que la suspensión de actividades masivas es una de las medidas que más ayuda en la contención del virus, en beneficio de la salud de las y las neolaredenses y, por supuesto, de las familias de comerciantes no establecidos.

Por lo que confió en la buena voluntad y concientización de los mercaderes, para que ante la crisis de salud por la que se atraviesa a nivel mundial colaboren, suspendan sus actividades y no instalen sus puestos del 26 de marzo al 19 de abril.

El Presidente Municipal destacó que junto a su equipo de trabajo ya analizan medidas para incentivar a los negocios, una vez que el riesgo de pandemia se declare terminada por las autoridades competentes.

Rivas Cuéllar dijo que la medida que les solicita fue acordada por el Comité Estatal para la Seguridad en la Salud a fin de contener la pandemia en centros recreativos, como balnearios, albercas, palapas, salas de cine, salones, casinos y cualquier evento masivo.

El alcalde recalcó que esta medida incluye comercios y puestos de comida ambulante, como taqueros y vendedores de antojitos que ocupan un espacio público.

Esta solicitud es para reforzar las medidas de seguridad en la salud, por ello, instó a los comerciantes a no instalarse en su lugar habitual o cualquier otro donde se pueda aglomerar la gente y aumente el riesgo de contagio por coronavirus.