“México, amigo de todos los gobiernos”

0
41

“Tengo más de cuarenta y tres años en la política y sé las cosas que hago y las que tengo qué hacer”, le dijo el presidente cubano Fidel Castro a Vicente Fox cuando éste, con toda la desfachatez de un maleducado,casi lo expulsó del país al no desear un desencuentro con el entonces presidente George W. Bush.

La Cumbre Extraordinaria de las Américas  en el 2002 fue la sede del oprobio en la que Castro tomó parte y en la que al finalizar cumplió con el “Comes y te retiras” que le había solicitado el homólogo mexicano.

Ya en cuba, Fidel sin más ni más develó ese audio que dejó a los mexicanos como los peores anfitriones.

Aquella conversación telefónica ventiló de manera por demás clarísima la cobardía, el oprobio y la desvergüenza del mandatario mexicano en contra de ese gran hombre que era Fidel Castro al tratarlo con una abundante falta de honorabilidad.

Seguidamente vino un rompimiento de relaciones entre ambas naciones, las cuales vinieron a sanarse en el 2010 cuando Raúl Castro, nuevo presidente cubano se presentó en Playa del Carmen en la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe.

La sabiduría ha sido por siempre la reina de la paz que ha imperado en muchos países que no son noticia. Bien podríamos hablas de países escandinavos y uno que otro de Europa. Países que no son populares justamente porque en su seno la violencia y la corrupción son casi inexistentes.

Es justamente la sabiduría para solucionar las situaciones lo que hace que los países conserven relaciones duraderas.

Muchos conocemos la mítica Guerra de los Pasteles en nuestro país que por un período de un año (1838-1839) México y Francia se liaron literalmente a plomazos a mar abierto por daños a una pastelería de un panadero francés de apellido Remontel. El entonces presidente de la nación, Anastasio Bustamante se negó a toda negociación mientras los barcos franceses estuvieran amenazando la costa veracruzana.

Somos tontos cuando tenemos a la mano la vastedad de la historia enseñándonos el camino por el cual debemos o no debemos transitar. México es un país amistoso y de gente alegre. De no ser por la horrible mancha que el narcotráfico y las cientos de desapariciones humanas que ya son conocidas en todo el orbe, nuestra nación sería mucho más amada.

A últimas fechas se ha detonado la noticia de que el venezolano Nicolás Maduro vendrá a la toma de posesión como presidente electo Andrés Manuel López Obrador… ¿quién dice que no puede hacerlo cuando él es un presidente elegido democráticamente?

“Somos amigos de todos los gobiernos y de todos los pueblos del mundo”

Ante la avasallante lluvia de críticas hacia Obrador él simplemente se limitó a decir que nuestra nación es universalmente amistosa. Nada más sabio cuando lo que el país necesita es justamente buenas relaciones con el exterior. No se puede ir por la vida corriendo a los mandatarios como los hiciera Fox en su momento y todo por querer quedar bien con un gringo que sólo es jefe en su tierra y no en la nuestra.

Tal vez si hablamos del Caricom, no nos suene muy familiar, pero no es otra cosa que La comunidad del Caribe. Tal comunidad fue creado en el año de 1973 justamente para crear una alianza entre país desarrollados y subdesarrollados con el único fin de auxiliarse mutuamente tanto económica, social y culturalmente. Muchos han tratado de minimizar los resultados de esta comunidad luego de más de cuarenta años de su creación, sin embargo son las mismas naciones las que han dicho que a la postre los resultados han sido muchos.

¿Qué sentido tienen los tontos bloqueos comerciales de los países poderosos? No es otra cosa que vanidad, orgullo, deseos de menoscabar y humillar. Cuba es justamente un ejemplo de bloqueos por parte del mundo yanqui. Por años se ha escuchado de las malas relaciones entre ambos países. No fue hasta que llegó Obama y su positivo y notable carisma cuando las relaciones mejoraron. A la llegada de Donald Trump, enemigo calificado de todas las naciones, nuevamente el mundo cubano se vio amenazado.

Con todo y que ha sido tachado de populista desde que empezó a buscar la presidencia de la república muchos han visto en Obrador el manejo del país en una nueva versión.

Sólo la olla sabe los hervores del caldo. Sería muy arriesgado hablar del futuro y de los resultados que podrá tener como mandatario. Por ahora hay que hacer florecer las relaciones de confianza y de amistad con el resto de las naciones. Y como dijera Martin Luther King, nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien. Adieu.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!