Llevarán película sobre huachicoleo al Festival de Tribeca en Nueva York

0
54

GUANAJUATO.- En Guanajuato se acabó la tranquilidad cuando todos comenzaron a hablar de ser huachicolero. Hace tres años era un tema casi desconocido en el país; ahora, en la ruta guanajuatense que siguen los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), el robo de combustible se volvió incluso una forma de vida.

“La primera vez que yo escuche del huachicol, la historia me voló la cabeza”, relata el cineasta mexicano, Edgar Nito.

Oriundo de Irapuato, Nito pensó que los huachicoleros eran una especie de “nuevos asaltantes de caminos” y quiso filmar su historia. Así nació “Huachicolero”, ópera prima del guanajuatense que contará fuera de México la historia de los ladrones de combustible, cuando se estrene mundialmente en el Tribeca Film Festival de Nueva York.

“Huachicolero” cuenta la historia de Lalo, al que da vida Eduardo Banda, un joven de la región que como Yalitzia Aparicio de la película “Roma”, jamás había actuado.

A sus 14 años, el protagonista se enamora de una chica a la que quiere impresionar por lo que necesita dinero rápido para comprarle un regalo; es entonces que decide unirse a un grupo de huachicoleros, ignorando las consecuencias.

“En un país como México donde una muy alta parte de la población vive en pobreza, en situaciones no muy cómodas, donde no hay muchas oportunidades para crecer y cambiar un poquito el estilo de vida, resulta fácil ver cómo algunos en la comunidad rápidamente hacen dinero y seguramente esa se vuelve una manera muy atractiva mientras se está creciendo”, dice el cineasta en entrevista con El Big Data.

Nito piensa que con los huachicoleros sucede un poco lo que también pasa con el narcotráfico y que con gran certeza describen los corridos: “Prefiero vivir diez o cinco años como rey que toda una vida como esclavo”.

“La gente dice aquí puede ganar una lana rápido; los jóvenes piensan ‘me puedo comprar unos tenis, me puedo comprar una ropa, me puedo ir de fiesta’, empiezan a pensar en esas cosas que como adolescentes son, a lo mejor, nuestra primera necesidad, pero sin ver todo el panorama y todo lo que ello implica”, dice.

-Antes de la lucha contra el huachicol-

Nito escribió la historia de “Huachicolero” junto con Alfredo Mendoza en 2016, pero la idea de filmar la película surgió un año antes cuando el cineasta visitaba a sus amigos y familiares de Irapuato y escuchaba a todos hablar del tema.

“En un tiempo todo se empezó a enfocar hacia eso, pero la primera vez que yo escuché pregunte ¿huachi…qué? y la gente ya me explicaba”.

La primera idea, pensó el realizador, era hablar de un problema del que se discutía casi exclusivamente de manera local.

“Quería comunicar y transmitir eso, si a mí me había dicho algo nuevo estaba casi seguro que cuando la gente escuchara el nombre de huachicolero, se iba a preguntar qué diablos es esto y cuando vieran la película iban a entender qué hacían estos personajes”.

La suerte y el destino político del país; sin embargo, jugaron a favor del equipo de producción de “Huachicolero”.

“En el trayecto en el que estábamos haciendo esta película se fue desarrollando todo un tema que creció a dimensiones abismales y sobrepasó nuestra imaginación a nivel de las noticias y del interés público. Hoy todos los mexicanos saben que es un huachicolero”, dice.

Pero antes, Nito y su equipo de producción habían tomado conciencia de que el problema del huachicoleo también está ligado a las precarias condiciones sociales de la población mexicana.

“El protagonista se une a este grupo con la necesidad básicamente de ganar un poco de dinero rápido para ir a comprarle un regalo a la chica que le gusta, esa es básicamente su motivación aun ignorando todo lo que puede conllevar”.

El cineasta eligió el pueblo de Aldama, en el municipio de Irapuato, como su principal locación, otras escenas se filmaron en Abasolo. En ese momento, cuenta, la producción jamás se enfrentó a ningún problema, “desde que nos acercamos a platicar, siempre todos fueron muy amables, siempre nos apoyaron, toda la comunidad sabía de la película, inclusive hicimos momentos del casting ahí mismo”.

La producción, que inició como un proyecto totalmente independiente; sin embargo, contó con apoyo del municipio de Irapuato, que al igual que el gobierno de Guanajuato, a través de su Secretaría de Turismo, se unieron al proyecto.

Sólo una noche, recuerda, cuando la producción regresaba a su hospedaje, “los polis nos dijeron voltean a la derecha y se veía una fuente de combustible, no prendida sino simplemente líquida, pero obviamente no nos detuvimos a contemplarla. En la zona cruzan los ductos justo que van por Celaya, Irapuato Salamanca, pero en el lado que filmamos de la carretera no están los ductos, están del otro lado”.

-Se acabó la calma-

Edgar Nito no juzga las acciones que el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, está tomando en contra del huachicoleo, pero lamenta que la paz se haya acabado en su tierra.

Antes, dice, Irapuato era una ciudad tranquila en la que se podía andar por sus calles sin ningún problema, “era un lugar muy pacífico, hoy no es lo que solía ser”.

También, piensa, fue un problema que se sabía que existía, pero al cual no se le quiso ver de frente: “no es casualidad lo que ahora está sucediendo, creo que más bien es algo a lo que no se le estaba prestando atención. Yo no soy realmente quién para saber si las acciones que se están llevando a cabo son correctas o no, pero lo que sí me parece correcto es que se trabaje para tener una sociedad más pacífica y que la gente pueda volver a vivir con tranquilidad y en sus lugares naturales”.

El cineasta aún no tiene un plan para distribuir su película en México, pero el estreno mundial sucederá entre el 24 de abril y el 5 de mayo próximo cuando se lleve a cabo el Tribeca Film Festival, en Nueva York; “Huachicolero” competirá en la categoría International Narrative.

La cinta es una coproducción entre México, España, Estados Unidos e Inglaterra y además de la actuación de Eduardo Banda, cuenta con las interpretaciones de Regina Reynoso, Fernando Becerril, Pasbcacio López, Pedbro Joaquín y Leonardo Alonso.

Antes de filmar su ópera prima, Nito, quien es graduado del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), filmó en 2011, el cortometraje “Y Volveré…” con el que ganó el premio al Mejor Cortometraje en el Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF); también participó en la antología “México Bárbaro” con el segmento “Jaral de Berrios”, que se puede ver actualmente en Netflix.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!