La guerra entre Trump y la prensa de EU

0
119
Donald Trump. Foto Internet

ESTADOS UNIDOS.- Un duelo a gritos con un reportero. Periodistas esforzándose por hacer oír sus preguntas. Un inesperado interludio de un abogado.

La estridente primera conferencia de prensa de Donald Trump como presidente electo no fue para nada parecido a lo que suelen ser las sesiones entre un presidente y la prensa en la Casa Blanca. En esta ocasión más de 250 periodistas abarrotaron la Trump Tower para la primera conferencia de prensa en forma que ofrece el empresario desde julio, y que fue presentada como un foro para dialogar sobre cómo se separará de sus negocios.

El presidente electo tildó a los medios de “deshonestos”, “repugnantes” y “basura” durante sus mítines; el desprecio con que trata a los reporteros podría ser una amenaza en su administración

Sin embargo, rápidamente se convirtió en una estruendosa y caótica reunión en la que se tocaron diversos temas, desde la inteligencia estadounidense, los hackeos rusos y algunos de los planes de políticas de Trump una vez que asuma el cargo el 20 de enero.

Un asistente del Comité Nacional Republicano solo reservó un asiento: un lugar en primera fila para el reportero de Brietbart, la organización noticiosa conservadora dirigida hasta hace poco por Steve Bannon, ahora alto asesor de Trump.

Otros reporteros se apresuraron a apartar sus lugares. Los periodistas gritaban y agitaban sus brazos para llamar la atención de Trump, en lugar de que el mandatario electo llamara a los que van a hacer preguntas a partir de una lista, como se acostumbra. Trump se mantuvo en el estrado al lado de una pila de carpetas color manila sobre una mesa. Pero solo hasta que la conferencia de prensa había avanzado bastante indicó que los papeles eran documentos sobre la manera en que ahora se manejarán sus negocios, cuyos detalles solo fueron explicados una vez que Trump cedió intempestivamente el escenario a su abogado. Sin embargo, personal del presidente electo impidió a los periodistas examinar las carpetas.

Trump realmente llegó preparado a enfrentar a la prensa. La noche del martes, CNN reveló que las autoridades de inteligencia de Estados Unidos le habían presentado al presidente electo un documento en el que se señalaba que Rusia tendría información delicada del magnate que podría usar en su contra. El portal BuzzFeed, por su parte, reveló documentos, cuya veracidad es cuestionada. Eso dio pie a que el presidente electo iniciara la conferencia de prensa con una crítica a los medios que difunden “noticias falsas”.

Posteriormente se rehusó a permitir que el reportero de CNN, Jim Acosta, realizara una pregunta, diciéndole: “Tu medio es terrible”, y le exigió que permaneciera “callado” y permitiera el turno de otro periodista.
“No te voy a otorgar una pregunta”, dijo Trump al ignorar las solicitudes de Acosta. “Eres noticias falsas”.
Posteriormente, difundió un comunicado en el que defendió su historia:

“Tenemos plena confianza en nuestro reportaje. Representa la médula de lo que protege la Primera Enmienda, informar al público los trabajos internos de su gobierno, en este caso, de materiales preparados para el presidente Obama y para el presidente electo Donald Trump”, señaló la cadena de noticias.

La relación de Trump con la prensa ha sido tensa desde la campaña, cuando colocó a varios medios en la “lista negra” –entre ellos el New York Times– porque la cobertura que hacían de él no era de su gusto. Lo visto en la conferencia puede ser una señal de que tal vez no pretenda cambiar su estilo una vez que asuma la presidencia.

Para su primera rueda de prensa, decenas de medios informativos no recibieron la acreditación correspondiente. Una situación similar se está registrando para la cobertura de las actividades oficiales posteriores a la juramentación del próximo 20 de enero.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!

No hay comentarios

Dejar una respuesta