José Joel le manda contundente mensaje a su papá

0
571

CIUDAD DE MÉXICO.- La incertidumbre sobre la salud de El Príncipe de la Canción, de 70, cada día es mayor, luego de un comunicado donde se escucha su débil voz, asegurando que se encuentra bien y que su hija Sarita, de 22, es quien lo cuida. Su hijo José Joel, de 42, quien tiene más de un mes sin tener contacto con su papá, viajó a Miami para tratar de verlo, pero no fue posible, pues José José, con la presencia de la policía, le mandó a decir que no era bienvenido en su casa.

Desesperado, el hijo del cantante fue a pedir una explicación.

-¿Cuánto tiempo tienes sin saber de tu papá?

“No he hablado con él desde hace más de un mes y muchas veces pienso que no es él quien me responde los mensajes de texto. La última vez que hablamos, ya no platicaba, sólo te dice: ‘sí’, ‘no’, ‘ajá’, ‘bueno’. Está sometido, amenazado, con un coco wash impresionante”.

-¿Ahora que fuiste a Miami qué sucedió?

“Fuí a la policía a levantar un acta para explicar lo que está pasando y me permitieran verlo”.

Hizo todo lo que estuvo a su alcance.

-¿Te acompañaron a casa de tu papá?

“Llegaron después, entraron y luego de algunos minutos salieron y me dijeron que él estaba bien, que lucía delgado, pero que cuando le informaron de mi presencia, les dijo que no era bienvenido en esa casa”.

-¿Por qué crees que dijo eso tu papá?

“Es por toda la mier$% que esta gente le inyecta en su cabecita, de mí y de Marisol, quien tampoco pudo verlo hace unos meses. Lo han separado de toda su gente, diciéndole que los héroes son Sarita y Yimmy (su esposo)”.

Vimos a José Joel muy atento con las autoridades americanas. Vimos a José Joel muy atento con las autoridades americanas.

-¿Qué piensas hacer?

“¡Yo ya me cansé!; lo amaré a distancia, le debo la vida y lo seguiré honrando; pero este último intento era para verlo, y que él no me quiere ver… si así lo quiere, que Dios lo bendiga”.

-¿Desde cuándo tuviste un alejamiento con tu papá?

“Hace 20 o 25 años, cuando llegó Sara a su vida, se encargó de hacerlo a un lado, pero a Dios no se le escapa nada, por eso le cayó un rayo en la cabeza (el derrame cerebral); sé que es justicia divina, por algo mi papá sigue aquí”.

-¿Cuándo hiciste las paces con tu papá?

“Cuando estaba por casarme, en 2008, fui a Miami para invitarlo. De 2017 para acá, todo iba tranquilo, o pregúntense ustedes: ¿por qué decidió venir a México a curarse el cáncer? Nadie lo obligó, nos dijo: ‘Estoy aquí, ¡auxilio!’, así tal cual”.

-El año pasado, cuando se trató en México, ¿la relación entre ustedes era buena?

“Claro; nos íbamos a comer, lo procuramos en sus quimios, se operó en el país, se estaba recuperando con nosotros; ¿y ahora no quiere saber ni de Marysol ni de mí?”

-¿Por qué les pidió ayuda a ustedes?

“En Miami comenzó a sentirse mal y bajó mucho de peso. Le hicieron estudios de sangre y descubrieron que lo estaban envenenando, con veneno para ratas, su propia esposa, Sara. Cuando él se enteró, dijo que no iba a hacer nada y quemó los resultados. De eso es testigo Laura Núñez y, obvio, Sarita (su hermana)”.

-Ahora, con lo que pasó, ¿qué sigue?

“Ya no puedo seguir guardándome la verdad y decir que todo está bien para que no le dé un infarto o se vaya a morir. Es necesario que se sepa la verdad”.

-¿Con tu media hermana, Sarita, qué relación tenías?

“Una relación bonita, hasta hace unas semanas todavía podía hablar con ella. Le dije que lo que hacía estaba mal; que se está ganando la enemistad de todo un continente. Yo vine a investigar porque no quiero creer en la maldad de esta chamaquita”.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!