Harvard explica el uso correcto del protector solar

0
269

La Asociación Americana de Dermatología (AAD) recomienda usar protector solar a diario. Harvard señala que el 95% de la radiación UV que llega a la piel es luz ultravioleta A (UVA), que es la principal responsable de los efectos crónicos como el fotoenvejecimiento, las arrugas y las manchas de la edad.

Durante el verano, la luz solar es más intensa y el uso de protector solar se vuelve obligatorio en la playa. La exposición al sol puede provocar daños en la piel a corto y largo plazo, que incluyen quemaduras solares, signos de envejecimiento e incluso cáncer de piel.

Los protectores solares son de ayuda para la piel porque contienen filtros que reflejan, dispersan o absorben la radiación UV. Se dividen en “filtros orgánicos” (también conocidos como protectores solares químicos) y “filtros inorgánicos” (protectores solares físicos).

¿Quieres broncearte este verano, pero temes daños en tu piel?
“Los filtros orgánicos absorben la radiación UV y la convierten en una pequeña cantidad de calor. En los ingredientes enumerados en la botella, se pueden observar compuestos como oxibenzona, avobenzona y octocrileno”.

“Los filtros inorgánicos son compuestos por óxido de zinc y el dióxido de titanio que teóricamente funcionan al reflejar y dispersar la luz ultravioleta para proteger la piel”, explica el investigador Dominic Wu.

Los dermatólogos de la AAD recomiendan que el Factor de Protección Solar (FPS) sea de 30 o superior. Además es preferible que sea resistente al agua.El FPS 30 protegerá contra aproximadamente el 97% de los rayos UVB.

Los filtros solares con FPS mayor que 50 proporcionan sólo un incremento muy pequeño en la protección contra la radiación, pues el FPS se refiere al tiempo que una persona puede estar expuesta al sol, no a la “intensidad” de protección.

El protector solar debe aplicarse sobre la piel seca 15 minutos antes de salir al aire libre. Debe reaplicarse cada dos horas o después de nadar o sudar.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda evitar el uso de protector solar en niños menores de seis meses. En su lugar, enfatiza la exposición mínima al sol, vestimenta adecuada y mantenerlos bajo la sombra.

Todas las personas son propensas a las quemaduras solares, independientemente de su color de piel.

La evidencia científica respalda los beneficios del uso de protector solar para minimizar el daño, pero la FDA continúa evaluando la seguridad y eficacia de los protectores solares en aerosol.

La AAD señala que las presentaciones en crema son mejores para la piel seca y la cara. “Los geles son buenos para las áreas pilosas, como el cuero cabelludo o el pecho masculino”.