Francia pagará a las embarazadas que dejen de fumar

El tabaco en el embarazo reduce la cantidad de oxígeno que recibe el feto

0
360
Francia pagará a las embarazadas que dejen de fumar / Foto: Agencia

Los hospitales franceses pagarán hasta 300 euros a las embarazadas que dejen el tabaco durante la gestación para probar el éxito de esta estrategia. La iniciativa piloto comenzará en los hospitales de París en colaboración con el Instituto Nacional del Cáncer.

El programa -en el que participarán 17 países del país durante 36 meses- trata de probar si el incentivo económico logra convencer a las mujeres fumadoras para que abandonen su hábito durante la gestación.

Según informa la prensa gala, las mujeres mayores de 18 años, que tengan una gestación de menos de cuatro meses y fumen más de cinco cigarrillos diarios (o tres si se trata de tabaco de liar) pueden apuntarse para formar parte de esta iniciativa.

Las mujeres, que irán recibiendo vales de 20 euros progresivamente hasta alcanzar una suma de 300 euros -que podrán canjear en supermercados o tiendas de productos infantiles- tendrán prohibido el uso de cualquier cigarrillo electrónico, o cualquier otro producto del tabaco mientras dure su embarazi. Además, para controlar que cumplen el objetivo serán sometidas a controles periódicos mediante análisis de sangre y orina.

La ministra gala de Sanidad, Marisol Touraine, ha asegurado que Francia es el país en el que más gestantes fuman durante esos nueve meses. Concretamente, las estadísticas indican que una de cada cinco fumadoras no abandonó su hábito durante la gestación.

El tabaco en el embarazo reduce la cantidad de oxígeno que recibe el feto, lo que se traduce en un mayor riesgo de aborto, parto prematuro o bajo peso al nacer.  Además, los hijos de fumadoras tienen mayor riesgo de asma, alergia y otras enfermedades respiratorias a consecuencia del hábito materno.

En un pequeño estudio realizado en Glasgow en 2015 -y publicado en la revista British Medical Journal- con el mismo tiempo de incentivos económicos se logró que el 22% de las embarazadas abandonase el cigarrillo.