“Debí decirle que la amaba”: Joven se suicida al tomar éxtasis; su madre la había regañado minutos antes

0
74

INGLATERRA.- Eboney Cheshire solo tenía 13 años cuando sufrió una convulsión antes de Navidad en Rainhill, Merseyside.

Ocho meses después, los regalos que su madre Kerry Williams, de 40 años, había comprado para ella todavía siguen sin abrirse en su casa y su chaqueta escolar todavía está colgada en el porche mientras continúan luchando sobre su muerte.

Kerry llegó a casa el 2 de diciembre alrededor de las 19:30 horas cuando encontró a Eboney acostada en el sofá mandando mensajes de texto. Después de un largo día de trabajo, habló con su hija sobre el estado de la casa, señalando que “no ayudaba”, fueron las últimas palabras que le dijo.

La joven dejó la habitación sin decir alguna palabra a su mamá sobre la limpieza.

Después, en la mañana, el mundo de Kerry se vino abajo. Ella dijo: “me fui a la cama y escuché un ruido, primero pensé que probablemente era Eboney haciendo tonterías con el celular. Volví a escuchar algo y eso me hizo ir a checar”.

“Ella estaba en la oscuridad, en su cama tendida. Su celular estaba en el otro lado de la habitación y los ojos de mi hija estaba en blanco. Estaba teniendo una convulsión”.

Los paramédicos encontraron el cuerpo en una temperatura peligrosa, a 40 grados centígrados y ellos pelearon por su vida.

Kerry dijo: “Tan pronto ellos abrieron la puerta de la ambulancia, ella fue llevada rápidamente al hospital donde trataron de resucitarla, yo colapsé allí”. La menor murió cuatro horas después.

“Ella fue asombrosa, extremadamente divertida, siempre animaba a todos, mucha gente quería estar a su lado. Sus amigos preguntaban por ella constantemente para que saliera con ellos”, fueron las palabras de su madre.

“En ocasiones no salía, era un poco posesiva y se la pasaba viéndose al espejo y maquillándose”, también indicó Kerry.

Los resultados de la autopsia revelaron que ella tenía en su cuerpo MDMDA, mejor conocida como éxtasis, pero no saben de dónde provino porque en su habitación no había rastros de ella.

Las últimas imágenes de ella muestran que se dirigió a una tienda local donde compró comida y bebida, esto antes del trágico momento donde perdió la vida.

Su mamá sigue sin explicarse cómo ocurrió esto y quién le pudo vender la droga, por lo que cree que los resultados están mal y pide a cualquier persona que tenga información se la proporcione.

“Ojala mis últimas palabras hubieran sido, te amo, antes de ir a dormir”, finalizó Kerry.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!