De técnico teatral a estelar en musical “Hairspray”  

0
485
El reparto está conformado por estudiantes de teatro, seleccionados tras un casting cercano a las 300 personas. (Agencia El Universal)

CDMX.- Pepe Valdés es alguien que básicamente se ha dedicado a la parte técnica de varios montajes teatrales, pero hace unas semanas, pidió oportunidad para castear en el musical “Hairspray”, que estrena este mes.

La directora Anahí Allué, su amiga, se sorprendió de la petición, pues esta era para que Pepe interpretara a Edna, la mujer con sobrepeso turgente y mamá de la protagonista.

El personaje es el mismo que en cine popularizó John Travolta en 2007 y años antes, el cantante Divane, en la versión del 88.

“¡Y me quedé!”, recuerda divertido Pepe, durante receso de un ensayo.

“Llevo una botarga, digo, si de por sí estoy gordo, debo estar más, si usaré tacones, pero por fortuna, la primera parte uso chanclas”, bromea.

El también productor de Charlie Brown ha sido responsable de cuestiones técnicas en teatros como el Aldama y el Lucerna.

Acepta estar nervioso y carga siempre consigo el guión, para repasar sus líneas cada que puede.

El reparto está conformado por estudiantes de teatro, seleccionados tras un casting cercano a las 300 personas, así como siete actores más invitados, entre ellos Maru Dueñas.

“Por lo mismo no tengo tanta presión como estar en un entrenamiento profesional”, considera Valdés

Esta nueva versión de “Hairspray”, que será lanzada el próximo día 18 en el Teatro Silvia Pinal, sigue a Tracy (Esmeralda Soto), una joven con sobrepeso, rechazada por su físico, en un show, iniciando así el conflicto.

“Tuve mucha cosas importante de la primera película (de los ochentas) en donde cuenta una historia por la que pasa discriminación”, indica Allué, la directora del montaje.

La escenografía, abunda, estará conformada por proyecciones de las cuales se reserva detalle.

Juan Carlos Arce, productor a través de la compañía Expresarce y quien hace meses realizó lo propio con el musical de Timbiriche, asegura que a ningún actor se le paga.

La puesta sólo estará por tres únicos fines de semana y forma parte de un proyecto similar al de prácticas profesionales en la universidad-.

“Lo que les ofrezco a los chavos (aún en escuela) es que vivan una experiencia profesional y única, ellos mismos, también venden boletos, traen muchas ganas”, refiere.

La obra de Broadway de 2002 fue en su momento ganadora del premio Tony a lo mejor del teatro.