Cáncer colorrectal, por exposición constante a la luz artificial nocturna

0
92

Un grupo de investigadores españoles aseguró que la exposición nocturna al espectro de luz azul, un tipo de energía artificial, produce efectos negativos en la salud de las personas, así como la posibilidad de padecer cáncer colorrectal, en especial en quienes trasnochan durante largas jornadas laborales.

La investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) arrojó que, este tipo de espectro produce padecimientos relacionados con trastornos del sueño, obesidad y el desarrollo de diferentes anomalías, como ya se había sugerido en estudios previos que determinaron el desenlace del cáncer de mama y de próstata.

El trabajo de ISGlobal se llevó a cabo en 2 mil habitantes de las ciudades de Barcelona y Madrid en España; 660 ya padecían cáncer colorrectal. Los resultados mostraron que los participantes expuestos a niveles más altos de luz azul tenían un 60 por ciento más de riesgo de sufrir cáncer colorrectal, comparado con la población menos expuesta; es decir en las personas que trabajaban durante la noche.

El estudio publicado en “Epidemiology” expuso que la luz de espectro azul, como es conocida, es aquella que emiten las luces LED, capaces de iluminar con gran potencia dispositivos de tamaños pequeños, tales como tabletas y teléfonos móviles.

La luz artificial azul es capaz de producir este tipo de enfermedades pues disminuye la producción de la melatonina, hormona que nivela de manera natural algunas de nuestras sensaciones, sobre todo en las horas nocturnas, cuando el nivel de esta hormona aumenta.

Manolis Kogevinas, científico y coordinador de la investigación, explicó que “la luz nocturna, y en especial la luz de espectro azul, puede disminuir la producción y secreción de melatonina, en función de la intensidad y longitud de onda”.

Entre otra de las causas secundarias, que podrían ser parte responsable de la presencia de cáncer, los investigadores consideraron la costumbre de cerrar cortinas y persianas antes del ocaso, lo que aumenta el número de horas en que se recurre a la luz artificial.

Por consiguiente, la estimación de la exposición puede interpretarse como la cantidad de luz a la que las personas están expuestas cuando están fuera de casa y dentro de ella, antes de dormir.

Los especialistas consideraron que son necesarios más estudios, pues “existe una creciente preocupación por los efectos de la luz en los ecosistemas y en la salud humana”, aseguró Kogevinas.

“La investigación sobre los posibles efectos se encuentra todavía en una fase inicial, por lo que es necesario realizar más trabajos para poder proporcionar recomendaciones basadas en una evidencia científica sólida para una prevención adecuada”, mencionó el experto.

Por su parte, la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC, por sus siglas en inglés) clasificó a los trabajos nocturnos como uno de los factores que probablemente provoca la manifestación cancerígena, entre ellos el cáncer de mama, próstata y colorrectal.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!