Amor de padre derrota todas las barreras: solo saca adelante a su hija (VIDEO)

0
362

NUEVO LAREDO.- Hace varios años la vida de David Ernesto Cruz dio un giro inesperado, tuvo que dejar Estados Unidos y comenzar en una ciudad que no conocía, sin embargo, llevaba en sus brazos una responsabilidad y compromiso que lo obligarían a salir adelante y convertirse en un mejor ser humano: su pequeña Cecilia.

David, quien vivía junto con su esposa en Houston, Texas, salía diariamente a trabajar en el oficio de la pintura, sin embargo, un día su pareja los abandonó a él y su pequeña  de tan solo 1 año y dos meses de nacida, y ella decidió partir a México sin ninguna explicación.

A pesar de esto, este hombre decidió criar a su hija como mejor pudiera, ignorando que el destino le preparaba otro golpe: la deportación.

Tras una redada lo regresaron al territorio mexicano llegando hasta la ciudad de Nuevo Laredo, y en sus brazos cargaba una indefensa criatura que se convertiría en su arma más poderosa para luchar contra la adversidad.

“Tuve que tocar muchas puertas, pedir que me regalaran un taco para mi niña e incluso pasar fríos junto con ella pero nunca me rendí.  Gracias a Dios llegué a un lugar donde me cobijaron, me apoyaron y nos rescataron, era el albergue de protección civil de la estación 2 en Luis Caballero, donde como cualquier migrante recibí un pequeño espacio que después se convirtió en mi hogar”, dijo David.

Todos los días se acomedía a realizar actividades e ir aprendiendo de las labores que se realizaban dentro de esta corporación hasta que le brindaron la oportunidad de convertirse en un elemento más y salir a ayudar a la comunidad.

“Me sentí muy agradecido, todos me apoyaban, cuidaban a mi niña y la vieron crecer aquí. A veces pedía permiso para que se quedara en la estación mientras yo salía en servicio, pero no fue fácil”, mencionó.

A pesar de contar con el respaldo de diversos amigos, atravesó momentos de depresión y ansiedad al no saber qué responder su pequeña que cuestionaba la ausencia de su madre, y al no comprender por qué vivía esa situación.

“Llegué a un momento de desesperación, tuve la oportunidad de quitarme la vida y no lo hice por mi hija. Ella me abrió los ojos y me obligo a luchar. Es lo que me da aliento y las fuerzas para seguir adelante, sin mi hija yo no estaría portando este uniforme con orgullo”, dijo David entre lágrimas.

Fue entonces que decidió seguir capacitándose y tener los recursos para darle una mejor vida a su pequeña, quien en ocasiones le repetía “papi yo quiero estar siempre contigo”, palabras que lo alentaban a no desfallecer.

Ahora David se ha convertido en oficial operativo de Protección Civil y Bomberos de la Estación 3 en la colonia Nueva Era, donde diariamente se encomienda a Dios para tener la oportunidad de ayudar a la gente y de regresar con bien a su hogar.

“Hace un año recibí mi plaza y hasta hoy sigo en pie, sigo luchando para apoyar a los demás. El 27 de julio mi Cecilia cumple 11 añitos y me siento orgulloso de poder sacarla adelante y de darle lo mejor, ha costado pero cada minuto ha valido la pena”, afirmó.

Finalmente compartió sus palabras de agradecimiento y de amor por su vida y la de su hija:

“Todos mis compañeros me han visto crecer junto con mi hija. Agradezco a quienes me tendieron la mano cuando más lo necesité y le pido a Dios de que cuando salgo en la unidad nos guarde, me dé  la oportunidad de llegar a la casa sabiendo que alguien me espera. Nada en la vida está perdido, siempre hay una esperanza y a veces está a nuestro lado, es esa pequeña  luz que a nosotros como papá solteros nos da más vida y nos ayuda a ser mejores”, expresó.

Mantente informado las 24 horas, los 7 días de la semana. Da click en el enlace y descarga nuestra App!

No hay comentarios

Dejar una respuesta